La demanda de vivienda cae un 13% entre mayo y junio

10 julio, 2020

El sector inmobiliario volverá a sufrir las consecuencias de la crisis económica y sanitaria provocada por la pandemia de la COVID-19. Según datos de Eduardo Molet, consultor inmobiliario de entidades financieras españolas y extranjeras y fundador de Red Expertos Inmobiliarios, en los meses de mayo y junio la demanda ha caído un 13% respecto al mismo periodo del año anterior. No obstante, aclara, nos encontramos ante una demanda embalsada de los tres meses de confinamiento. “La demanda de compraventa está previsto que baje severamente a partir del mes de agosto”. El consultor cree que el impacto real de la crisis en la vivienda se empezará a notar una vez acabe el verano.

Las viviendas más buscadas actualmente son pisos bajos con jardín, áticos con terraza o pisos y casas en pueblos cercanos a las ciudades. Y en cuanto a la oferta existente, está resistiendo mejor la obra nueva que la vivienda de segunda mano, ya que para la primera se encuentra financiación más fácilmente.

Otro dato a tener en cuenta que deja esta pandemia es el cambio que se ha detectado entre la demanda del alquiler por parte de los más jóvenes, y que alcanza el 19%, frente al 14% del año anterior. En opinión de Molet, “esto se debe a que se sienten y están menos seguros laboralmente”. De todas formas, advierte, este dato podría estar desvirtuado porque se está disparando el alquiler vacacional debido a un posible cierre de fronteras. Y esta incertidumbre también está haciendo que la inversión extranjera se haya frenado en seco.

En lo que se refiere a los precios, los propietarios se resisten (como siempre) a bajarlos, pero ya se puede observar una caída del 3% a nivel nacional en el primer semestre de este año. “Las bajadas de precios en el sector inmobiliario, igual que las subidas, son lentas y mantenidas en un largo espacio de tiempo. Los pisos suben o bajan muy lentamente a lo largo de varios meses, incluso años, así que aún queda un tiempo para ver cómo evolucionará el mercado frente a esta crisis. Cualquier previsión puede cambiar en función de cómo sea la crisis económica y su posterior recuperación”, concluye Molet.


El ventilador de techo es un 400% más económico que el aire acondicionado

9 junio, 2020

Según un estudio reciente de la OCU, el confinamiento ha provocado que la factura de la luz haya subido un 28%, un incremento que es probable que se dispare en verano con el uso de aparatos eléctricos que permitan hacer frente al calor. Ventiladores y aires acondicionados serán más necesarios que nunca este verano, pues es previsible que las salidas fuera de nuestro domicilio se reduzcan respecto a otros años: la pandemia de la COVID-19 nos mantendrá en casa más tiempo que en temporadas estivales anteriores.

En estas circunstancias, aligerar el gasto de la factura de la luz, el suministro más caro para la economía doméstica, puede ser un reto casi imposible, pero se puede conseguir si analizamos con detenimiento qué soluciones existen en el mercado para mejorar la climatización de nuestra vivienda.

La empresa de artículos para el hogar Arteconfort ha elaborado un exhaustivo análisis del consumo energético de dos de los aparatos eléctricos más utilizados: el aire acondicionado y el ventilador de techo  El resultado es que el gasto mensual del primero puede alcanzar los 40,80 euros, frente a los 0,16 euros de los ventiladores de techo. Si a eso se le suma la inversión que hay que hacer en la compra y la instalación de los equipos, el coste total de un aparato de aire acondicionado (800 euros) es un 400% mayor que el de un ventilador de techo (200 euros).

En una comparativa exhaustiva de uno y otro, ambos sistemas son buenas opciones para combatir el calor, y su uso aporta ventajas y desventajas que debemos conocer antes de decidirnos por el que más nos conviene.

A favor de los ventiladores de techo está, sin duda, la inversión económica inicial, que puede ser de menos de 200 euros en ventiladores con motor DC de alta eficiencia. No necesitan mantenimiento y su gasto eléctrico mensual, tal y como ha calculado Arteconfort en su comparativa, es mínimo: 16 céntimos. Se puede utilizar mientras dormimos, ya que no hacen ruido: son prácticamente imperceptibles, hasta 20 dBs en la velocidad 1. Como no resecan el aire, evitan dolores de cabeza, garganta y musculares, y resfriados. También se pueden controlar con mando a distancia y programar su encendido/apagado. Eso sí, presentan una desventaja que no se puede ignorar: no enfrían el aire, sino que lo mueven generando su circulación. La circulación del aire sobre la piel dispersa el calor del cuerpo, hace que se evapore el sudor e intensifica la sensación de frescura, reduciendo así la sensación térmica en unos 6ºC.

La principal ventaja del aire acondicionado es que sí enfría el aire, pudiendo elegir la temperatura deseada, así como programar su funcionamiento. Pero frente al ventilador de techo, presenta una serie de desventajas, empezando por la gran inversión inicial: hay modelos desde unos 500 euros, pero son los menos eficientes y menos recomendados. El gasto mensual es elevado, más de 40 euros, y necesitan una instalación más compleja, con un condensador en el exterior y toma de desagüe. Requieren de un mayor mantenimiento (limpieza de filtros y recarga de gas), resecan el ambiente y generan bacterias que se acumulan en los filtros, empeorando la calidad del aire y afectando a las vías respiratorias, piel y ojos, lo que provoca dolores de garganta, cabeza y musculares, además de resfriados, alergias y neumonías.

La comparativa completa está disponible en el siguiente enlace:

http://arteconfort.com/ventilador-de-techo/cuanto-consume-realmente-un-ventilador-de-techo/

Más información sobre ventiladores de techo:

http://arteconfort.com/climatizacion/ventiladores-de-techo/

http://arteconfort.com/producto/climatizacion/ventiladores-de-techo/bora/


Cómo disfrutar más de jardines y terrazas con la tecnología

15 mayo, 2020

Desde que comenzó el confinamiento debido a la pandemia de la COVID-19, aquellos que cuentan con jardines, terrazas y balcones en casa están usando y disfrutando estos espacios como nunca. Si además esto ocurre con la llegada del buen tiempo, estos espacios se convierten en una estancia más de la casa, cobrando un importancia fundamental. De hecho, el interés por viviendas con espacios exteriores ha aumentado considerablemente, pues muchas familias se han vuelto a dar cuenta de su importancia para el bienestar físico y emocional, especialmente cuando estamos obligados a pasar muchas semanas en nuestro hogar.

Para sacar el máximo partido a la terraza o al jardín, la tecnología se puede convertir en una gran aliada. Según los expertos de Loxone, fabricante de soluciones completas para automatizar edificios y viviendas, una Smart Home no acaba en las paredes de la casa, sino que se extiende a los espacios exteriores. “Si hacemos que estos espacios sean Smart, podremos disponer de más tiempo para disfrutar de ellos”. Para ello, hay 6 puntos clave a tener en cuenta para tener un jardín inteligente y automatizado.

#1 Riego inteligente

En muchos jardines, un sistema de riego automático ya es un estándar. En plena ola de calor, para aquellos que no tienen un sistema de riego automático con aspersores, esta tarea es bastante tediosa. Además, como todo buen jardinero sabe, no se aconseja regar durante las horas de sol, lo que significa que el riego debe de realizarse por la mañana a primera hora o al atardecer. ¿Pero qué pasa si ha llovido? Entonces el riego automático no debería encenderse, ya que malgasta agua y dinero.

El servicio meteorológico y los sensores de lluvia y humedad del suelo aportan información al Miniserver de Loxone para que éste dé las órdenes más adecuadas al sistema de riego, haciendo que el propietario no deba preocuparse en activar, desactivar o cambiar de horario el riego en función de los datos meteorológicos.

#2 Monitorización de la cisterna

Muchas personas utilizan el agua de lluvia de la cisterna para el riego del jardín, siendo más ecológico y rentable. Para saber cuánta agua hay en la cisterna, hay que quitar la tapa y revisarla. La bomba no debe activarse si el nivel de llenado es demasiado bajo porque podría dañarse y esto hace que revisar la cisterna cada vez sea bastante laborioso. Existe la solución de integrar en el Miniserver el funcionamiento de la cisterna a través de un sensor ultrasónico que mide el nivel de agua.

#3 Iluminación ambiental

El control de la iluminación no es solo una necesidad en interiores. Iluminar el jardín por la tarde o por la noche aporta seguridad y permite crear escenas de iluminación ambiental. El Miniserver utiliza las coordenadas geográficas para calcular cuando oscurece, por lo tanto, la iluminación exterior inteligente sólo se activa cuando realmente tiene sentido. No importa cómo sea el jardín, la iluminación se puede integrar en casi cualquier lugar: iluminación de los caminos de jardín o paredes de la casa, luces de superficie en aleros o techos, focos en terrazas, iluminación de piscinas… En este ejemplo práctico de iluminación exterior inteligente se pueden encontrar todos los detalles para la implementación.

#4 Audio perfecto en el jardín

Un buen sistema de audio es útil para diferentes situaciones: ocio, seguridad, saber si llaman a la puerta principal…

Especialmente en verano, el jardín se utiliza para barbacoas, fiestas, reuniones con amigos… ¡y lo que no debe faltar es la música! Simplemente planifica una zona de audio para la terraza además de las zonas de audio dentro de la casa. El Music Server y los altavoces garantizan el sonido perfecto en el jardín.

El sonido en la terraza también ayuda a la seguridad. Si algún intruso accede a la casa, se reproduce un tono de alarma en todos los altavoces. De esta manera, los vecinos también se dan cuenta y el ladrón desestima la entrada.

Si alguien llama a la puerta principal, a menudo no se oye desde el jardín. Solución: haz que el timbre suene por los altavoces del exterior.

#5 Protección solar automática

No deben faltar elementos de protección solar como toldos o pérgolas en los jardines y más aún si no hay árboles u otras fuentes naturales de sombra. Se pueden integrar estos elementos simplemente instalando un motor y añadiendo los actuadores pertinentes. Según los parámetros como la posición del sol o la temperatura ambiente, el Miniserver asume el control. Si es necesario, también se puede extender el toldo o pérgola manualmente mediante la Loxone App, pulsadores Touch o el Remote Air.

#6 Climatizar el invernadero

Si tienes un invernadero y necesitas que el clima en el interior sea el óptimo para el cuidado de las plantas, se puede instalar la calefacción por suelo radiante. El flujo de energía en el invernadero se controla a través de Loxone utilizando un actuador que incluye un sensor de temperatura. Esto protege las plantas del calor y las heladas, durante todo el año.

#Extra: Piscina Smart

También se puede integrar en el sistema inteligente para sacarle el máximo partido y agilizar su mantenimiento. Desde el software de Loxone se puede controlar la cubierta de la piscina a distancia, por sensores u horarios, controlar la iluminación, la temperatura del agua, la función contracorriente, etc. Desde casa, desde la piscina con pulsadores en el borde o desde cualquier otro lugar a través de la App.

Más información en www.loxone.com


Así han vuelto a la actividad las inmobiliarias

6 mayo, 2020

“Hemos implementado medidas de prevención y formación para los empleados con el fin de reanudar la actividad con todas las garantías, aunque seguimos priorizando el teletrabajo”. En la agencia de Eduardo Molet, consultor inmobiliario de entidades financieras españolas y extranjeras y fundador de Red Expertos Inmobiliarios, ya han vuelto a la actividad siguiendo el plan de desescalada aprobado por el Gobierno. Se han establecido turnos en las oficinas, donde se han instalado mamparas de plástico para separar clientes y trabajadores, además del uso de gel, guantes y mascarillas. Y en cuanto a las visitas físicas, solo se realizarán si son imprescindibles, y en este caso con equipos de protección.

Respecto a la actividad con la que vuelven a la carga, “de momento tenemos muchas visitas para valorar pisos de personas mayores que quieren vender la nuda propiedad, y 78 posibles compradores”. Este dato no se acerca ni a lo mitad del número de visitas que se tuvieron que anular cuando estalló la crisis y se decretó el estado de alarma. “Tuvimos que cancelar 187 visitas de clientes que querían comprar”. 

No obstante, y a pesar del descalabro que ha supuesto para el sector la pandemia, Eduardo Molet cree que, poco a poco y con las medidas adecuadas, se saldrá de la crisis y se recuperará el pulso del sector. “En estos días de confinamiento, se han recibido muchas peticiones de interesados en dos productos inmobiliarios que funcionarán muy bien en estos primeros meses de ‘nueva normalidad’: la vivienda de lujo y la nuda propiedad”.

Cómo afecta al COVID-19 al mercado inmobiliario

La previsión que maneja Eduardo Molet es que cerrarán más del 25% de las agencias inmobiliarias, aunque con las políticas de estímulo adecuadas del Gobierno y del Banco Central Europeo, la salida de la crisis se acelerará y la reactivación de la economía se iniciará al comenzar 2021.

Respecto a los precios de la vivienda, Molet apunta hacia una caída del 15%, y el número de transacciones podría reducirse un 28%. Aun así, la previsión es que haya una recuperación mejor de la esperada. “Muchos inversores apostarán por el ladrillo, a lo que habrá que sumar los tipos de interés a cero y las posibles medidas fiscales que se vayan tomando a lo largo de los próximos meses”, concluye Eduardo Molet.

Más información en:

http://www.eduardomolet.com