La crisis del COVID-19 pone de manifiesto la ausencia de tecnología para la comunicación entre los trabajadores de primera línea

21 mayo, 2020
  • La startup catalana Ommnio ofrece su tecnología de forma gratuita para paliar la ausencia de tecnología de comunicación y coordinación entre los trabajadores esenciales.
  • La app de mensajería desarrollada por Ommnio, instalada en el móvil personal del trabajador, permite proteger su número de teléfono y derecho al descanso y permite, entre otros, enviar los certificados que autorizan al movimiento o firmar digitalmente todo tipo de documentos.
  • El tráfico de la aplicación se ha multiplicado por cinco desde el inicio del confinamiento, poniendo de manifiesto la necesidad de este colectivo de estar conectado a su organización y compañeros en estos momentos.

Mientras centenares de miles de trabajadores “de oficina” han vivido cómo sus empresas adoptaban herramientas tecnológicas para facilitar el teletrabajo de la noche a la mañana por la crisis del COVID-19, sus compañeros de fuera de oficina, los que ahora son considerados “esenciales”, continúan sin disponer de soluciones digitales corporativas para comunicarse con empresa y compañeros. En oficinas como mínimo se dispone de un correo electrónico de empresa. ¿Qué tiene, en cambio, el personal que está frente al público en un supermercado, en una línea de producción en una fábrica, cuidando a otras personas o transportando bienes? No suelen disponer de ninguna herramienta de comunicación. En este sentido, la startup catalana Ommnio, que ha desarrollado una app de mensajería, dirigida a todos aquellos trabajadores que no realizan su labor frente a un ordenador, la ofrece de forma gratuita durante la crisis del COVID-19.

 

Sin tecnología para los trabajadores esenciales

Un denominador común de todos los trabajadores que han sido considerados esenciales durante la crisis del COVID-19 es la importancia de su presencia física en el puesto de trabajo. Los empleados que desempeñan su trabajo frente a un ordenador han sido mayoritariamente confinados y han podido, en mayor o menor medida, continuar su trabajo ante una pantalla en casa. Sin embargo, el personal de “primera línea” ha continuado ejerciendo su función con la misma ausencia de tecnología a la que ya estaban acostumbrados. El personal esencial en tareas de limpieza, cuidados a mayores, fabricación o transporte sigue sin disponer de tecnología que le conecte con su organización y sobre todo, con sus compañeros.

 

Pese a que estos trabajadores de primera línea son mayoría y pese a la importancia del trabajo que desempeñan, sólo el 1% del capital inversor en el mundo se dedicó a empresas tecnológicas enfocadas a servir a este colectivo, según el estudio Deskless Workforce de Emergence.

 

Dependen de su móvil personal para comunicarse con la empresa y compañeros

El gran obstáculo es la ausencia de hardware; la inmensa mayoría de estos trabajadores no dispone de un dispositivo de empresa, por lo que dependen de su móvil personal. Ante esa falta de recursos las compañías recurren a mecanismos analógicos (cartelería en vestuarios, comunicados y revistas en papel, llamadas al teléfono personal…) y de manera más o menos promovida oficialmente, a WhatsApp©, poniendo en riesgo el cumplimiento por parte de la empresa de los derechos de protección a la privacidad del trabajador y el derecho al descanso. Las empresas con más recursos crean sus propias apps o despliegan soluciones que a menudo resuelven la comunicación unidireccional, de empresa a trabajador, pero prácticamente ninguna solución contempla la comunicación horizontal, entre compañeros, por lo que los equipos siguen recurriendo a su WhatsApp personal para coordinar cuestiones de trabajo.

 

Tecnología específica para el colectivo de primera línea, sin coste ni compromiso

Mucho antes de la crisis del COVID-19, en enero de 2019, una empresa en Barcelona detecta esta necesidad y desarrolla tecnología específica para el colectivo de primera línea: Ommnio, una app de mensajería instantánea, fácil como WhatsApp, instalada en el móvil personal del trabajador, que protege su número de teléfono y su tiempo de descanso, y que permite digitalizar la comunicación y los procesos con este colectivo.

 

“Hemos decidido ofrecer nuestra solución sin coste y sin compromiso durante el tiempo que sea necesario a todas las empresas que tienen trabajadores de primera línea. Ya antes de la crisis del COVID-19 creíamos que este colectivo no está suficientemente atendido y se comunica y coordina con su empresa como si aún estuviéramos en 1999. Nuestra razón de ser es traerles al s.XXI y ofrecerles tecnología específica para ellos. Ahora que se demuestra el rol fundamental que desempeñan, creemos que es momento de brindarles nuestra solución sin esperar nada a cambio”. Anna Quintero, CEO de Ommnio, ya participó en la digitalización del reclutamiento de personal como miembro del equipo directivo de InfoJobs, que lideró en España la transición del currículum en papel al digital. Creemos que ahora tenemos un reto muy parecido: demostrar a las empresas que digitalizar la comunicación y coordinación con estos equipos sólo puede hacerlas mejores. El COVID-19 sólo ha estresado aún más la precariedad de herramientas a la que está sometido este colectivo”.

 

El tráfico de la aplicación se ha multiplicado por cinco desde el inicio del confinamiento, poniendo de manifiesto la necesidad de este colectivo de estar conectado a su organización y compañeros en estos momentos. Esta situación sólo redobla nuestro convencimiento sobre nuestra misión: conectaremos a los trabajadores de primera línea con su empresa y compañeros de la manera más efectiva y protegiendo su privacidad y tiempo de descanso.”

 

————–

Ommnio se funda en Barcelona en enero de 2019 como spin-off, tras meses de desarrollo tecnológico. El equipo fundador procede de la escena tecnológica de la ciudad y tiene más de 20 años de experiencia en negocios digitales, habiendo trabajado en InfoJobs o Doctoralia.

 

Acerca de Ommniohttps://www.ommnio.com/es/


Avalisto firma un acuerdo de colaboración con Gilmar para ofrecer sus servicios en operaciones de alquiler

12 marzo, 2020

Avalisto, la startup tecnológica dedicada a los servicios integrales de alquiler digital, ha llegado a un acuerdo de colaboración con Gilmar Consulting Inmobiliario por el cual la reputada empresa especializada en el sector inmobiliario comenzará a ofrecer los servicios de la plataforma a través de sus propios canales.

Gilmar, caracterizada por el gran nivel de profesionalidad y asesoramiento a sus clientes, incorpora así en su catálogo de servicios la posibilidad de ofrecer a los inquilinos un acceso inmediato a los inmuebles y un nivel de protección diferencial para los propietarios. 

Desde Avalisto se muestran optimistas y confiados con este acuerdo. “La asociación con Gilmar es muy relevante para nosotros porque sabemos que el trato que prestan a sus clientes es exquisito y está muy alineado con lo que nosotros podemos ofrecer. Respecto a la plataforma, hemos buscado que la división de alquileres de Gilmar pueda seguir haciendo muchas de las actividades que ya realizaba, pero de una forma mucho más rápida y sencilla”, son las palabras de Raúl Pérez Acebo, Presidente y CSO de Avalisto.

Perfeccionándose desde la experiencia

El acuerdo firmado entre ambas empresas tiene su origen en pruebas de concepto realizadas durante los meses previos al verano de 2019. Durante el desarrollo de esa fase, Avalisto tuvo la oportunidad de comprobar particularidades del sector del alquiler de la mano de una de las empresas con más experiencia y trayectoria en el mercado.

La colaboración Gilmar-Avalisto promete nuevas propuestas con las que ofrecer un abanico de posibilidades a propietarios e inquilinos envueltos en la problemática común a la hora de alquilar.

Más información en http://www.avalisto.com


La limitación del precio del alquiler: una medida que acaba pagando el ciudadano de a pie de calle

6 marzo, 2020

La pasada intervención en el Congreso del ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana José Luis Ábalos sirvió para que el alto cargo del Gobierno anticipase algunos planes de regulación del mercado del alquiler. También sirvió para que se identificase el cuándo (antes de verano) y el porqué de esta medida “oportuna, ponderada, tasada y proporcional”.

Estas declaraciones se produjeron menos de una semana después de la apertura del expediente sancionador contra Idealista por parte de la CNMC por, presuntamente, alterar al alza los precios. Un contexto propicio para que los portavoces autorizados decidan emprender medidas.

Entorno de crecimiento de los precios

Si atendemos precisamente a los datos obtenidos del portal inmobiliario Idealista, a las cifras que recoge el Banco de España y fuentes expertas en el sector, podemos comprobar cómo la escalada de precios ha venido siendo una constante en el último lustro. En datos concretos, la tasa de esfuerzo de ciudades como Madrid o Barcelona se sitúan en un 40% y en un 44% respectivamente, a las que se suman ciudades como Sevilla (32%) y Bilbao (33%), entre otras, que superan el tope recomendado del 30%. Visto así, pudiese parecer que la realidad a la que se enfrentan cada vez más ciudadanos es la de unos precios impracticables y a tener que prescindir de metros cuadrados para afrontar con holgura el pago de las rentas.

No obstante, cabe preguntarse si una regulación de precios como las que propone el ministro Ábalos es una solución en sí, o esta medida podría acabar ahondando más en la coyuntura que soporta el ecosistema de propietarios e inquilinos que participan en el alquiler. Máxime en un momento en el que la subida de precios comenzaba a dar síntomas de agotamiento.

El espejo en que nos miramos

Durante las últimas semanas, el ejemplo de Berlín ha estado en el punto de mira de detractores y partidarios de la regulación estamental de un mercado como el alquiler. Cabe destacar que la capital alemana no es la única que se ha acogido a estas medidas puesto que también ciudades como San Francisco o París, con la llamada Ley Alur que se aplicó en 2015, han regulado sus alquileres, pero el ejemplo berlinés es especialmente relevante al tratarse del país de UE con mayor número de habitantes viviendo de alquiler (48,6%) según el Banco de España.  

En la capital germana, a pesar de haberse ratificado en la congelación del alquiler por cinco años, se ha podido contrastar cómo surgían alternativas para interpretar cada fleco posible de la ley: desde realizar ciertas reformas en el inmueble para quedar exentos de aplicarla, a alquilar facilidades de la vivienda como la plaza de garaje o los trasteros a precios desorbitados, o el temido auge del mercado negro. A ello hay que sumar la disminución de la oferta, palpable en el descenso en un 40% de los permisos nuevos de construcción, que empieza a evidenciar que los propietarios alemanes retiran del alquiler sus inmuebles.

¿Por qué el precio no debería ser el único foco del debate?

La ineficiencia reside en el concepto en sí. El precio no es, ni debe ser, un indicador a batir per se. El debate que se debiera proponer pasa por tratar de favorecer que los ciudadanos que quieran vivir de alquiler dispongan de las alternativas necesarias para poder hacerlo. “Hemos percibido que el tratamiento que se hace de la cuestión está deliberadamente enfocado a hacer una caricatura de los propietarios como entes avariciosos que suben los precios unilateralmente para perjudicar al inquilino, y no es así. Existe también un público representativo que es arrendador y arrendatario a la vez que debe estar en una situación de incertidumbre importante. Creemos que hay favorecer una responsabilidad que describa con precisión la situación y no atomizar el mercado para enfrentar a los participantes”, declara Javier MillánCMO de Avalisto, una plataforma especializada en servicios que agilizan los trámites del alquiler.

En este sentido, aumentar la oferta de la vivienda, tanto libre, como de alquileres sociales para los ciudadanos con menos recursos, se postula como una solución más coherente y saludable para con el largo plazo. Existe un ejemplo muy representativo de esta afirmación en el sudeste de Madrid. A medida que el alquiler en la almendra central se ha ido enfriando al encontrar topes, los inquilinos han ido centrando sus búsquedas en la periferia. El Ensanche de Vallecas ha visto cómo en los últimos años se disparaba el precio por metro cuadrado hasta más de 11€. Sin embargo, escasos kilómetros de este barrio se encuentra el proyecto urbanístico de Los Berrocales, parado durante años, y que habría ayudado a sostener este aumento de la demanda para que el incremento de los precios no se concentrase en estos puntos.

Entonces, ¿qué se puede esperar del aumento de precios?

Como toda medida, requerirá tiempo y datos poder analizar sus efectos concretos en la economía de las familias. No obstante, a priori, las experiencias cercanas no esbozan unos resultados equilibrados. Si aquellas personas que poseen una vivienda deciden dejar de alquilarla o venderla, será una opción menos que exista en el mercado. Y, en ese contexto, por mucho que se haya fijado un determinado precio, el resultado será el de una parte arrendataria que quiera y no pueda encontrar vivienda y una parte arrendadora que deje de valorar como buena la opción del alquiler. Y este sí es un “precio” que no sería bueno tener que valorar.


Patronum, startup especializada en la producción y lanzamiento de infoproductos, prevé multiplicar por 10 los resultados obtenidos el pasado año

29 enero, 2020
  • La compañía fundada hace año y medio por los jóvenes emprendedores Álex Kasama y Arturo González-Pola, ya ha rozado el medio millón de euros de facturación
  • La startup está buscando financiar su crecimiento a través de una ronda de inversión de 500.000 euros

 

Patronum, la startup especializada en la producción y lanzamiento al mercado de infoproductos, prevé multiplicar por 10 los resultados obtenidos en 2019. La compañía, fundada por los jóvenes emprendedores Álex Kasama y Arturo González-Pola hace año y medio, roza ya el medio millón de euros de facturación.

 

Transformar el talento en producto

Álex Kasama y Arturo González-Pola empezaron con apenas 1000 € que tenían ahorrados en el banco y, después de escalar sus propios productos y conseguir los primeros clientes, se han convertido en una de las principales agencias de lanzamiento del mundo hispano de los llamados “infoproductos”. “Generalmente son cursos online que venden una transformación guiada, paso a paso y en el menor tiempo posible” explican sus fundadores. “Trabajamos con varios modelos, pero principalmente captamos el talento de influencers, best sellers o youtubers que tengan una habilidad o conocimiento que mostrar al mundo y les creamos un producto digital 100% escalable en torno a su marca. Una vez tenemos el producto lo lanzamos al mercado con una estrategia de ventas que nos asegura una rentabilidad muy alta” afirman.

 

Ronda de financiación por valor de 500.000 euros

“Tenemos un par de lanzamientos para este año que nos permitirían que la facturación crezca mucho; además, estamos en el mejor momento del sector. La educación online está más activa que nunca, cada día surgen nuevas necesidades o profesiones que las instituciones no pueden abarcar con los planes de estudios actuales”. Si en 2015 la industria elearning estaba valorada en 107 billones de dólares, para 2025 se espera que alcance los 325 billones. Del mismo modo, y con el modelo validado, están buscando financiar su crecimiento a través de una ronda de inversión de 500.000 euros que emplearán en construir un equipo que les permita crecer de forma escalada y lanzar nuevos productos.

 

Más de 5.500 estudiantes en 40 países

Actualmente, Patronum cuenta con 3 escuelas activas, 6 infoproductos lanzados y más de 6.000 estudiantes repartidos en 40 países diferentes entre España y Latinoamérica. Además han sido galardonados con el premio “Hotmart Black” por su facturación en la plataforma Hotmart. La compañía tiene puesto el foco en España y Latinoamérica: “Es un mercado enorme y lleno de oportunidades”, aunque no descartan replicar el modelo en otros mercados en un futuro a medio plazo.

 

Acerca de Patronum: http://patronum.co/