La revolución digital del país debe empezar desde la educación

18 abril, 2018

Los cambios sociales y económicos se producen a un ritmo vertiginoso, motivados por los avances tecnológicos de las últimas décadas. Uno de los sectores que se ve más afectado por esta dinámica es el de la enseñanza. El sistema educativo forma alumnos para un sistema socioeconómico que cambia muy rápido, y si no adapta sus programas académicos a lo que el sistema demanda, las posibilidades laborales de los futuros profesionales se ven mermadas a medio y largo plazo. De hecho, muchas de las profesiones tecnológicas que encontramos hoy en día, no existían hace 10 años.

En países como Francia, Estados Unidos o Finlandia se han impulsado modelos educativos partiendo de este contexto de cambio. Por ejemplo, en Francia el propio gobierno está impulsando una formación de perfil tecnológico a través de una red de 400 escuelas privadas, homologando los títulos y becando a los alumnos que se forman en ellas. Lo mismo ocurre con Estados Unidos en el ámbito de la educación privada, donde el mismo Barack Obama se proclamó Chief Coder de América. Ambos países se han posicionado en los últimos años como líderes en la revolución tecnológica, y en ella se han fundado algunas de las startups más exitosas. En definitiva, su éxito empresarial se ha acompañado con un cambio de modelo educativo.

Según David Monreal, profesional con 20 años de experiencia en el sector online, 12 de ellos en InfoJobs como responsable de innovación y desarrollador de negocio, y fundador de Skylab Coders Academy, España parte en desventaja respecto a los casos anteriormente expuestos, porque el mundo académico de nuestro país aún no ha avanzado hacia una educación funcional en este campo. “En principio, la FP o Formación Profesional tenía esta misión, formar a sus alumnos desde la práctica, con una enseñanza más orientada hacia los oficios, pero la revolución tecnológica la ha dejado obsoleta. Se queda en la superficie de muchas cosas y traslada la formación final a la industria, generando precariedad laboral y fuga de talento también en este sector”.

Una revolución así ya ha ocurrido antes en nuestro país.  En la previa de los juegos olímpicos del 92, se decidió apostar por transformar la ciudad en una referencia en este campo. Este giro estratégico lo soportaron tanto entidades públicas como privadas, entre las que se cuentan diversas escuelas que aparecieron en aquella época para alimentar de profesionales este sector.

Desde finales de los 90 hay escasez de perfiles tecnológicos en el mercado, pero no es solo la cantidad la que se busca, sino también la calidad. En la actualidad, las empresas, especialmente las de base tecnológica o startups, están demandando unos perfiles profesionales que no se están formando adecuadamente para cubrir sus necesidades, y al final son ellas las que tienen que seguir formando a sus trabajadores para que puedan cumplir con las necesidades o requerimientos del negocio. “Los programas académicos no han sabido adaptarse a esta demanda. Se quedan atrasados, desactualizados respecto a las innovaciones de estas empresas. Es necesario que un programa de enseñanza, especialmente de perfil tecnológico, esté sujeto a la actualización constante”. Como muestra, el barómetro del sector tecnológico publicado por CTECNO de los últimos dos años manifiesta la creciente distancia entre las necesidades del mercado y la formación.

Ahora Barcelona ha apostado por ser un Hub tecnológico, pero la oferta educativa no está siguiendo el ritmo del sector. “Si queremos convertirnos en el Silicon Valley del sur de Europa, es imprescindible que la industria educativa empiece a regular y a innovar en este terreno”. Monreal pone algunas iniciativas privadas que pueden servir como punto de partida: la FP Dual impulsada por la Fundación Bertelsmann, en la que el centro educativo y la empresa se corresponsabilizan de la formación del aprendiz; o el meritorio trabajo que en el impulso de las TIC en España está realizando la Fundación Telefónica.

La sociedad demanda a la educación preparar a los futuros profesionales adecuadamente, y para ello debe dar más protagonismo a la práctica y ser consciente de lo que está demandando el mundo de la empresa. Las escuelas y academias que se salen del circuito tradicional de la enseñanza son las que mejor están adaptando su programa académico al mundo de la empresa. En este terreno, la escuela de programación Skylab Coders desarrolla una metodología en la que la capacidad de sus alumnos para adaptarse a los requisitos de los puestos de trabajo de las compañías tecnológicas, se pone a prueba incluso antes de su ingreso en la academia.

Estos boocamps son cursos intensivos de alto nivel que preparan a los alumnos para el mercado laboral actual. “Adaptamos continuamente nuestro temario a las necesidades de las empresas. No sólo en cuanto a tecnologías, sino en las metodologías modernas que demanda el sector”. De hecho, los graduados en Skylab Coders encuentran trabajo pocas semanas después de haber terminado su formación. Las empresas valoran la solidez y calidad del código que realizan, ofreciéndoles una media salarial superior a la de otros programadores provenientes de la FP tradicional.

Más información en http://www.skylabcoders.com/es

Anuncios

Cómo captar talento junior en el sector tecnológico

7 marzo, 2018

Los profesionales más jóvenes que se están incorporando al mundo laboral en estos últimos años, marcados por la penetración de las nuevas tecnologías en todos los ámbitos de la vida, buscan en su vida laboral algo muy distinto a lo que querían generaciones anteriores, y que va más allá de la estabilidad (un trabajo fijo para prácticamente toda la vida) o un sueldo. Ellos han integrado trabajo y vida personal de forma inédita, y sus inquietudes profesionales se extienden al ámbito privado. Quieren que lo que hacen en su trabajo, aquello por lo que les pagan un sueldo, les haga sentir también emocionalmente plenos.

Así, todas las empresas y organizaciones que quieren atraer a estos jóvenes, deben ofrecer algo más que un sueldo o estabilidad laboral. Se deben adaptar a las requerimientos y necesidades de los futuros candidatos, para que el proyecto les resulte lo suficientemente atractivo.

Según explica David Monreal, profesional con 20 años de experiencia en el sector online, 12 de ellos en InfoJobs como responsable de innovación y desarrollador de negocio, y fundador de la escuela de programación Skylab Coders Academy, la empresas no se dan cuenta de que, a un determinado nivel, los juniors buscan proyectos que les sirvan para poner en práctica todas sus capacidades y continuar con su formación, y esto pasa especialmente en el sector tecnológico. Son algunas de las valoraciones que expuso Monreal en una interesante ponencia que ofreció la semana pasada con InfoJobs en el 4YFN (Four Years From Now), la feria para startups que se celebró en el marco del Mobile World Congress. “Aunque el sueldo esté ajustado, si este joven profesional encuentra que el proyecto es lo suficientemente atractivo, renunciará a un mayor salario y se comprometerá con la empresa”.

Algunos de los aspectos que más valoran los juniors de perfil tecnológico son la formación y los cursos que la empresa pueda ofrecerles, y el acompañamiento en su día a día. “Cuando se encuentran con una empresa que les ofrece esto, se quedan, aunque tengan que renunciar a un mejor sueldo”.

En opinión de Monreal, esto es algo habitual en el sector de las empresas tecnológicas y startups. Otra buena práctica para atraer y retener al talento junior son las revisiones salariales durante los primeros años de carrera profesional. Este talento está muy buscado y reciben continuamente ofertas en cuanto han empezado a trabajar. “Uno de los secretos para retener talento es estar atento a subir el sueldo a tres meses, seis o un año. Al entrar al sector están expuestos constantemente a una burbuja salarial que busca tentarles”.

Los alumnos que salen de Skylab Coders y que encuentran trabajo en la industria mediana están acostumbrados a estas revisiones salariales. “Nuestros exalumnos que cambian de trabajo en menos de un año, se encuentran que en sus nuevos puestos pueden llegar a percibir salarios con subidas de hasta 5 mil euros anuales”. No obstante, según David Monreal, “no hay que volverse loco y entrar en una tendencia inflacionista de sueldos, pero sí estar atentos y, sobre todo, saber que, si queremos que vengan a trabajar con nosotros, debemos seducirles y ofrecerles algo más que dinero”.


El sueldo de un desarrollador web con un año de experiencia se sitúa por encima de la media salarial

29 enero, 2018

Tras un año de experiencia, el salario de un desarrollador web que ha pasado por Skylab Coders es de 26.200 euros, situándose por encima del salario medio bruto anual de España, que según datos del INE es de algo más de 22.500 euros, y ligeramente superior a los salarios que obtienen los programadores junior provenientes de Ingenierías o grados. Los datos que aporta el estudio van en la línea de otros que se han realizado hasta la fecha por empresas como Michael Page, Hays u otras, con programadores con menos de dos años de experiencia.

Según explica David Monreal, “el principal elemento diferenciador entre estudiantes de FP o ingenierías y alumnos de bootcamps, es que estos últimos alcanzan sus metas profesionales y salariales más rápido, ya que esta formación tiene una duración de 11 semanas y está totalmente enfocada a preparar a los alumnos a posiciones de la industria web con Javascript”.

Es la principal conclusión de una encuesta salarial realizada entre los antiguos alumnos de la escuela de programación web Skylab Coders Academy. El estudio también revela que la media salarial de un desarrollador web en su primer trabajo después de terminar su formación se sitúa en los 22.684 euros brutos anuales. Según explica su fundadorDavid Monreal, “nuestro informe de salarios desvela también que el 41% de nuestros alumnos reciben a los seis meses de entrar en la compañía una oferta de revisión de sueldo de unos 2.300 euros”.

La horquilla salarial del primer sueldo entre los profesionales formados en Skylab Coders va desde los 15.000€ anuales de los alumnos más jóvenes provenientes directamente de bachillerato, hasta los 32.000€ de un estudiante empleado en una de las principales empresas online de Barcelona y que, antes de acceder a la escuela, estaba cursando primero de DAW.

Dentro de los alumnos de Skylab Coders no se detectan diferencias salariales relevantes entre estudiantes provenientes de Ingenierías (tecnológicas o no) o FP (de ramas tecnológicas o no), situándose todos alrededor de 22.900€ en su primer trabajo.

El estudio deja también un dato muy interesante, y es la enorme diferencia que hay entre el sueldo del primer empleo y el que se alcanza en el segundo, que es donde dan el gran salto salarial. Si se analizan en detalle estos segundos empleos, se observa que el mayor salto salarial se da entre los alumnos que trabajan en el extranjero, con un sueldo que puede superar los 40.000 euros.

Diferencias entre Diseñadores y programadores

Donde sí se detecta una diferencia clara es en los perfiles provenientes de estudios o experiencia en diseño. “Incorporar la programación web a sus conocimientos como diseñador hace que sus expectativas salariales sean superiores a la media de sus compañeros sin base técnica”, aclara sobre este punto el fundador de Skylab Coders. Esto les permite pasar de los rangos salariales de diseño, que habitualmente son más bajos, a los de programador.

Más información en http://www.skylabcoders.com/es


El curso de desarrollo web de Skylab Coders Academy es el mejor de Barcelona, según un ranking americano

17 noviembre, 2017

SwitchUp, un buscador norteamericano de cursos en formato bootcamp, ha publicado recientemente un ranking de las mejores escuelas del mundo, a partir de las opiniones y valoraciones de los alumnos de más de 400 centros. Para elaborar este listado, agrega las valoraciones de todos los programas que se imparten en este formato intensivo (Desarrollo Web, UX, Data Analysis, etc.) y sedes de cada una de las escuelas. Después de un año y medio desde su creación, Skylab Coders se ha situado como la 26ª escuela de programación a nivel mundial, con una nota media de 4,88 sobre 5.

El ranking de SwitchUp sitúa el programa de Web Development de Skylab Coders como el mejor de Barcelona en desarrollo web.

Según explica David Monreal, profesional con 20 años de experiencia en el sector online, 12 de ellos en InfoJobs como responsable de innovación y desarrollador de negocio, “Queremos que la opinión sobre Skylab Coders sea lo más plural posible. La nota conseguida por Skylab Coders nos la otorgan el 50% de nuestros antiguos estudiantes. Siempre hemos pretendido que sean los resultados y el nivel de nuestros alumnos los que hablen por la escuela”.

Monreal también añade que “en la lista es interesante observar como escuelas que tienen licencias de programas americanos, pero los imparten en otros países, los superan en puntuación, reforzando la idea de que el valor de una escuela depende de más factores que el programa por sí solo: la implementación en cada sede, los profesores, conexión con la industria local, etc., son factores que influyen en la experiencia final de los estudiantes”.

Skylab Coders Academy fue creada en abril de 2016, y desde entonces ha puesto el foco en impartir el mejor programa de desarrollo web, adaptándolo a las necesidades de la industria en la que sus alumnos van a trabajar. El resultado de esta labor ha sido que los alumnos de Skylab Coders consiguen superar las pruebas de selección de las principales empresas online de la ciudad y trabajar como programadores.

Sus estudiantes disfrutan de una red de antiguos alumnos que colaboran en empresas como eDreamsAccentureCapGeminiCoches.netFotocasaSocial Point o Marfeel, entre otras. Otros alumnos están realizando proyectos para otras empresas de renombre, como La Caixa, AxaMango, etc.

Para más información sobre el ranking de SwitchUp: http://www.skylabcoders.com/es/el-mejor-curso-de-desarrollo-web-de-barcelona_22081

Más información en http://www.skylabcoders.com/es


Formación online vs. formación presencial, ¿qué elegir?

3 noviembre, 2017

En los últimos años, el sector de la enseñanza ha sufrido una auténtica revolución como consecuencia de la irrupción de las nuevas tecnologías y, sobretodo, la accesibilidad al contenido a través de internet. El crecimiento de la formación online es un exponente de ello, permitiendo a un público cada vez más amplio formarse en multitud de áreas y disciplinas. Ofrecen cursos por internet tanto escuelas que se dedican exclusivamente a la formación online, como de centros de enseñanza que también ofrecen formación presencial.

Entonces, ¿qué es mejor para el alumno? ¿Cómo y cuándo elegir entre un tipo de formación y otra? Según explica David Monreal, profesional con 20 años de experiencia en el sector online, 12 de ellos en InfoJobs como desarrollador de negocio, y fundador de la escuela de programación Skylab Coders, hay varios factores a tener en cuenta para tomar la mejor decisión. “Si quieres entrar en nuevo sector, tal vez no sea recomendable hacerlo 100% online”, opina. “La formación por internet encaja mejor cuando ya se está trabajando y se quiere ampliar conocimientos en un campo ya conocido”.

El precio, más asequible, y formarte cuando quieras y donde quieras son las principales ventajas de la formación online, y lo que hace que muchos alumnos se decantes por esta opción. Pero hay algunos ámbitos en los que es más difícil para el alumno recibir la formación adecuada que si lo hiciera de forma presencial. “El aprendizaje de ciertas materias no es lineal, hay múltiples conexiones, porqués y dudas que surgen en el día a día, y que tienen una resolución complicada si no se hace de forma presencial”.

En opinión de David Monreal, “la formación que está orientada a proyectos y a conocimientos muy específicos para un sector muy concreto es mejor hacerla de forma presencial. En estos casos pueden ser cursos intensivos que permiten concentrar en pocas semanas la teoría y la práctica que necesita el alumno para salir preparado al mercado laboral”.

En definitiva, la formación online sería para un ‘después de’. Antes hay que tener una base fuerte y conocimientos adquiridos presencialmente. En los últimos meses ha habido movimientos en el campo de los bootcamps (cursos presenciales intensivos) que ayudan a entender esta problemática. Algunas escuelas decidieron ofrecer estos bootcamps por internet, pero están cancelando estos programas, porque es un tipo de formación que, al estar orientada a proyectos, que necesita de la presencia del alumno en el aula. “No se trata de discriminar la formación online frente a la presencial, pero sí de saber cuándo se ha de consumir”, concluye el fundador de Skylab Coders.

Más información en http://www.skylabcoders.com/es


El mercado laboral necesita más obreros tecnológicos

26 julio, 2017

La tecnología está presente a todos los niveles en el ámbito socioeconómico. Nuestra vida es más tecnológica que nunca, y la inmersión de las TIC’s en la sociedad seguirá avanzando de forma imparable.

Todos los sectores, de una forma u otra, intentan adaptarse a estos cambios continuos, y en el ámbito de la educación, cada vez más surgen iniciativas que van en esta línea. Según explica David Monreal, profesional con 20 años de experiencia en el sector online, 12 de ellos en InfoJobs como desarrollador de negocio, y fundador de la escuela de programación Skylab Coders, el sector privado es el que mejor está respondiendo a los retos que se le plantean al mundo de la enseñanza, mientras que a la educación tradicional le está costando más. “Los principales problemas que presenta son la falta de orientación al estudiante y programas académicos obsoletos, que no saben adaptarse a los cambios y avances, o que aunque se centran en la tecnología, no enseñan cómo pensar y trabajar en este campo”.
Los planes de enseñanza y sus contenidos deben adaptarse a las innovaciones tecnológicas. La educación tradicional está formando grandes teóricos en este terreno. Mientras, empresas de todo tipo y sector, demandan profesionales formados en las nuevas tecnologías que sepan responder adecuadamente a las necesidades de su negocio o proyecto. “No necesitan genios de la tecnología, necesitan obreros tecnológicos, gente motivada y con capacidades, que no solo conozcan las tecnologías modernas, sino también las buenas prácticas y metodologías que les permitan incorporarse a equipos de trabajo.”

La falta de candidatos que encajen con estos nuevos perfiles profesionales es un problema para el mercado laboral en términos de empleo, y para el tejido empresarial y el crecimiento económico. “En Skylab Coders ampliamos y actualizamos de forma continuada nuestro currículum de enseñanza, para adaptarlo e incluir las nuevas tecnologías que están demandándose cada vez más en el mercado laboral”, explica Monreal.

Es principalmente por esta razón que el futuro más inmediato del mercado laboral está en las academias y en las escuelas privadas que adaptan sus metodologías de enseñanza a estas nuevas y cambiantes necesidades. “Si los programas de formación no se actualizan al mismo ritmo que los avances tecnológicos, las empresas, profesionales y la economía en su conjunto, pagan las consecuencias”, insiste David Monreal. “Además hay que seleccionar a alumnos que tengan curiosidad y capacidad para reciclarse en un entorno cambiante”.

Si el fin último de cualquier programa formativo es preparar a los estudiantes para acceder al mercado laboral, universidades y entidades deben ser conscientes de lo que demandan empresas y organizaciones. “Los perfiles profesionales que se demandan actualmente son diferentes a los de hace 5 años”.

Skylab Coders ha diseñado una metodología, tanto de ingreso en su academia como de formación, que incluso permite a sus alumnos encontrar trabajo apenas una semana después de haber terminado su formación, e incluso antes de graduarse en sus bootcamps. “El punto fuerte del programa formativo de nuestros cursos intensivos es su altísimo nivel, tanto en la materia que se imparte como su procedimiento y buenas prácticas, adaptándose a lo que pide el mercado laboral actual”.

Fundada hace un año, Skylab Coders acaba de inaugurar sus nuevas instalaciones en el distrito de la innovación de Barcelona, el 22@. La academia ofrece un espacio a los estudiantes en el que se garantiza la personalización en las clases.

Más información en http://www.skylabcoders.com/es


“El 94% de nuestros estudiantes encuentran trabajo como programadores en mes y medio”

23 mayo, 2017

En Estados Unidos hay 150.000 puestos de trabajo de perfil tecnológico disponibles en estos momentos. Pero no hace falta irse tan lejos para constatar que el futuro del empleo pasa por estas profesiones. En el continente europeo hay 450.000 puestos disponibles y en 2020 harán falta 1,5 millones de desarrolladores.

Solo en Cataluña hay 85.000 vacantes sin cubrir. Se necesita el doble de profesionales de los que hay ahora: 81.800, el 2,6% de la población activa, según datos recogidos en el último Barómetro del Sector Tecnológico en Cataluña, publicado en 2016. Este informe también indica que se trata de uno de los sectores con mejor salud en términos de empleo, ya que tiene una de las cifras de paro más bajas: un 5%.

A pesar de que los principales perfiles que demandan las empresas son los de administración de sistemas y redes informáticas (45%) y programadores informáticos (32%), en el caso catalán, y por extensión español, la oferta de trabajadores con perfil tecnológico no basta para cubrir la demanda existente. No hay suficientes candidatos con el perfil adecuado para trabajar en estos puestos, que, como muestran las cifras, son cada vez más necesarios en las empresas. Las propias encuestas recogidas por el Barómetro indican que la formación actual no acaba de adecuarse a las necesidades de las empresas, especialmente en lo que se refiere a la formación en competencias e inteligencia emocional.

Según explica David Monreal, profesional con 20 años de experiencia en el sector online, 12 de ellos en InfoJobs como desarrollador de negocio, los programas académicos actuales no están adaptados a las necesidades actuales del tejido empresarial. “Tal y como indica el Barómetro del Sector Tecnológico en Cataluña, hay un desfase entre la formación que se imparte y la realidad de la empresa: el 91% de las compañías opinan de esta manera”. Esta es una de las razones por las que hace un año Monreal puso en marcha la escuela de programación Skylab Coders. “Ofrecemos cursos intensivos de programación, conocidos como bootcamps, que tienen una duración de 10 semanas y que forman a programadores y desarrolladores web que se pueden incorporar al mercado laboral casi de inmediato”.

Hay dos datos que confirman el éxito de la formación que se ofrece en estos cursos: la tasa de empleo y el tiempo que se tarda en fichar por una empresa. 45 días después de graduarse en Skylab Coders, el 94% de los alumnos encuentra un trabajo como programadores. El primer salario de los graduados en la escuela se sitúa cerca de la media actual de lo que cobra un profesional de este perfil en España: entre 20 y 30 mil euros brutos anuales. Si se compara con los alumnos de la FP, se puede llegar a doblar el sueldo.

La demanda de los graduados en Skylab no llega únicamente de empresas del sector tecnológico. También requieren este tipo de perfil empresas de otros sectores. “En nuestro caso, son pymes y grandes empresas de diversos campos, muchas de ellas consultoras. Además, hay que destacar que la mayoría de las que reclutan a un programador o desarrollador formado en Skylab Coders, repite”, añade David Monreal. Entre estas empresas destacan Fotocasa, Social Point, AXA Seguros, TViso o 3Scale.

Más información en http://www.skylabcoders.com/es