Neki capta 220.000€ de financiación en Startupxplore

27 noviembre, 2019

 

La startup aragonesa consigue cerrar su ronda alcanzando el 122%, casi el máximo que permite la CNMV: el 125% sobre la cantidad objetivo (180.000€).

Los fondos captados en esta ronda se destinarán a marketing para acelerar su crecimiento y a la internacionalización de sus dispositivos localizadores.

 

Neki consigue cerrar su ronda de financiación a través de la plataforma de Startupxplore gracias a la participación de más de 100 inversores y superando la cantidad objetivo inicial en menos de 30 días.

 

Neki es una startup de tecnología wearable, acelerada por Lanzadera y Ship2B, que crea dispositivos localizados integrados en accesorios cotidianos para personas de la tercera edad o dependientes. La virtud de estos dispositivos es que permiten actuar rápidamente ante caídas, personas desorientadas u otros tipos de incidentes.

 

Esta ronda estaba liderada por Ship2B-Equity4Good, vehículo gestionado por Ship2B que invierte en startups de impacto social que son aceleradoras por su programa. Durante los últimos 3 años, han invertido casi 2 M€ en 13 proyectos como Koiki, Cebiotex, Visualfy o Psious.

 

En palabras del inversor de referencia, “desde que invertimos han traccionado correctamente cumpliendo objetivos y su business plan. Creemos que es un proyecto con muchas posibilidades en el que seguir apostando para invertir en marketing y seguir creciendo de forma exponencial”.

 

Ahora, tras el cierre de la ronda, la startup ha aumentado su fuerza financiera lo suficiente como para hacer frente al reto de escalar su proyecto y su modelo de negocio y seguir haciendo crecer su proceso de internacionalización, el cual ya ha empezado en Portugal, Suecia e Italia.

 

Acerca de Neki: https://neki.es/

 


Métodos para estimular la memoria de las personas mayores a través de los sentidos

20 julio, 2016

Evocar recuerdos a través de la vista, el gusto o el oído son algunas de las claves que destacan desde Lepant Residencial para mantener activos los recuerdos de los ancianos

 

LogoLos sentidos y la memoria están estrechamente relacionados. Cualquier olor, ruido, melodía, textura o sabor puede evocar un recuerdo. Normalmente, se recuerdan mejor aquellas situaciones que, relacionadas con los sentidos, hayan tenido un significado especial en la vida.  Por ejemplo, el olor de un determinado guiso puede evocar el recuerdo de la madre en la cocina, el sabor de un alimento puede recordar una comida familiar, una celebración…

 

Los recuerdos que evocan los sentidos están tan fuertemente arraigados a la memoria que cuestan mucho de olvidar, de tal forma que, incluso en personas en procesos de demencia, en los cuales el cerebro y sus capacidades mentales se van deteriorando, muchos recuerdos ligados a los sentidos perduran hasta estados muy avanzados de la enfermedad.

 

Esta es la base en la que se asientan las actividades que han puesto en marcha recientemente en Lepant Residencial, centro pionero y activo en la realización de talleres de estimulación cognitiva y sensorial para sus residentes.

 

Las actividades están focalizadas en trabajar los recuerdos más que en fomentar nuevos aprendizajes. Es mucho más fácil estimular la mente a través de algo ya vivido, sobre todo en ancianos con degeneraciones como la demencia.

 

Así,  los expertos se hacen valer de la conexión entre los sentidos y los recuerdos, ya que es una habilidad que perdura para trabajar la memoria y la reminiscencia. Uno de los talleres se relaciona con la cocina. En él, los ancianos manipulan alimentos como hacían en su época adulta. Realizan recetas típicas de su región (migas, lenguas de gato, coca de vidre…) y evocan olores y sabores, estimulando así la memoria.

 

Por otro lado, se desarrollan talleres de estimulación sensorial, en los cuales se trabaja con diferentes olores que rememoran recuerdos de la infancia o de la fase adulta (pastilla de jabón, lavanda, chocolate, fragancias cítricas, etc.). También se utilizan  diferentes objetos antiguos para estimular la memoria visual y el tacto (rulos de peluquería, un teléfono antiguo, un disco…).

 

A través de algunas actividades musicales se consiguen resultados sorprendentes. Tal es así que una vez finalizadas las actividades los asistentes se sorprenden de tener la capacidad de evocar recuerdos que creían olvidados por completo.

 

Acerca de Lepant Residencial – http://www.lepantresidencial.com/

La  residencia de ancianos Lepant Residencial es pionera en la aplicación de tratamientos y terapias complementarias para el cuidado de los ancianos. Cuenta con un equipo  especializado en los cuidados de la tercera edad.  Situada en una zona privilegiada de Barcelona,  actúa como centro gerontológico y ofrece servicios de desarrollo personal  y atención sociosanitaria.

 


Una residencia de Barcelona aplica la técnica hindú del mandala en personas mayores

1 junio, 2016

Los talleres de mandala son un método terapéutico de expresión plástica que ayudan a los ancianos a poner en funcionamiento mecanismos tanto físicos como psicológicos, emocionales y mentales

 

MandalaLa residencia de la tercera edad Lepant Residencial, ubicada en Barcelona, está llevando a cabo unos innovadores talleres de mandala. El mandala tiene su origen en la India y su nombre significa “círculo o rueda”. Se trata de representaciones simbólicas espirituales y rituales del macrocosmos y el microcosmos formadas por diversas formas geométricas. Para los budistas su función es la meditación y el proceso más importante reside en la creación de éstos, ya que nos permite plasmar las vivencias propias del momento en que lo diseñamos.

 

Aplicado en personas mayores se trata de una comunicación no verbal adecuada para interactuar con personas mayores, a quienes a veces les resulta difícil la comunicación terapéutica basada exclusivamente en el lenguaje. Los mandala utilizan la expresión creativa de los diseños y colores, permitiendo al paciente recrearse a sí mismo.

 

A nivel psicológico, los mandalas ayudan a la activación simultánea de los dos hemisferios del cerebro. En el hemisferio derecho residen capacidades como la creatividad, el sentido artístico, la imaginación o la intuición. Por su parte, el hemisferio izquierdo es el responsable de los procesos secuenciales, precisos, metódicos y detallistas.

 

“El hecho de que se activen ambos hemisferios a la vez, hace que los mandalas sean considerados como una buena herramienta para facilitar el equilibrio psicológico”, comenta Elisabeth González, trabajadora social especializada en tercera edad de Lepant Residencial.

 

Para su realización es importante adaptar la sala, ambientando el espacio con la luz adecuada, música relajante e incluso un poco de incienso. Se rectifica, si es necesario, la postura corporal de la persona y se le presenta el mandala junto al abanico de colores y posibilidades con las que puede trabajar.

Los talleres de mandala con fines terapéuticos se están realizando en el centro de Barcelona Lepant Residencial, donde se adaptan al estado cognitivo de cada residente y se crea un espacio único y especial.  La premisa está en que cada residente debe escoger un color y decidir qué parte del mandala quiere pintar con él. Si presenta dificultades, es reconducido y motivado para que lo finalice con éxito. La consigna principal es que pueden pintar el mandala del centro hacia fuera y viceversa.

 

“Una vez acabado el mandala, se debe analizar para explicárselo al residente o se lleva a cabo un traspaso transdisciplinario si la persona tiene deterioro cognitivo. Por este motivo, es muy importante respetar los colores y la proyección de éstos”, asegura González.

 

Acerca de Lepant Residencial – http://www.lepantresidencial.com/

La  residencia de ancianos Lepant Residencial es pionera en la aplicación de tratamientos y terapias complementarias para el cuidado de los ancianos. Cuenta con un equipo  especializado en los cuidados de la tercera edad.  Situada en una zona privilegiada de Barcelona,  actúa como centro gerontológico y ofrece servicios de desarrollo personal  y atención sociosanitaria.


Claves en la alimentación de los mayores ante la ola de calor

14 julio, 2015

Desde Lepant Residencial se dan las claves de cómo equilibrar la dieta en la tercera edad para conseguir mantener el organismo

 

LogoTal y como se destaca en estos días desde las autoridades sanitarias con motivo de la ola de calor, las personas mayores son uno de los grupos de población más vulnerable a sufrir deshidratación. Esto se debe a dos motivos. Por un lado, las altas temperaturas favorecen la pérdida de líquidos y, por otro lado se encuentra, el desconocimiento general que existe en los mayores de la importancia de aumentar la ingesta de líquidos y de cómo pueden hacerlo de una forma natural y sin forzar al organismo.

 

“En los meses de verano, las necesidades de hidratación se pueden duplicar, por ello es necesario prestar atención a la alimentación y realizar pequeños ajustes respecto a la dieta del resto del año, ya que por el incremento de la temperatura ambiente, precisan un mayor aporte energético y de nutrientes”, comenta Sandra Fuentes, educadora social de Lepant Residencial.

 

Cambio de dieta

Su alimentación ha de ser más rica en vitaminas, sales minerales, fibra, y sobre todo en líquidos (agua). Hay que vigilar la alimentación de las personas mayores especialmente en verano para evitar su desnutrición y deshidratación, comentan los especialistas de Lepant Residencial. Principalmente hay que consumir  platos ligeros, refrescantes y fáciles de digerir, que cubran los requerimientos energéticos del organismo. El mayor debe beber y comer, ya que, en caso contrario se puede encontrar con un cuadro de desnutrición.

 

Aguas, zumos e infusiones

El agua es la bebida más aconsejada en verano, la cantidad recomendada diaria es de un mínimo 1,5 litros. Otras bebidas como los zumos de frutas naturales o las infusiones pueden sustituir la cantidad recomendada de agua. “Aunque la persona mayor no lo solicite es importante ofrecerle la hidratación más frecuentemente y en espacios más cortos de tiempo”, apunta la experta Sandra Fuentes.

 

Frutas, verduras, hortalizas y proteínas

Otros alimentos que ayudan a aportar el resto de líquidos necesarios para el organismo son aquellos con alto contenido de agua,  como frutas y verduras. Las frutas más recomendadas son la sandía y el melón, entre las hortalizas también encontramos opciones ricas en agua y fibra. En este caso, es recomendable ingerirlas crudas ya que, de esta forma, conservan todos sus nutrientes, y aportan la cantidad de agua natural necesaria para una buena hidratación. Si se prefieren cocidas, es mejor prepararlas a la plancha, al vapor o hervidas, pudiendo beber el caldo obtenido de la cocción. En los segundos platos se puede tomar pollo o pavo, pescado, preferiblemente azul, y preparados a la plancha o cocidos o huevos. “Se deben evitar los alimentos muy calóricos, especialmente los ricos en grasas saturadas como las carnes grasas, los embutidos, los quesos curados y la leche entera y se han de evitar las preparaciones suculentas y contundentes”, comentan desde Lepant Residencial.

 

Por otro lado, es importante prestar atención al riesgo de intoxicaciones alimentarias, por ello es importante consumir los alimentos bien conservados, envasados o cocinados y utilizar huevo pasteurizado siempre que sea posible. Siguiendo todos estos consejos se logrará una dieta variada, equilibrada y  saludable, tanto en el aporte de energía como de nutrientes.

 

Acerca de Lepant Residencialhttp://www.lepantresidencial.com/


Los beneficios de vivir en un centro residencial

25 junio, 2015

Estimulación multisensorial, fiestas, excursiones y actividades sociales son sólo algunas de las actividades que las personas mayores pueden disfrutar y que ayudan a mejorar tanto a salud mental, emocional y física de los usuarios que viven en una residencia

 DSCN2795 low

Llegados a un punto en el que la persona mayor necesita una serie de cuidados continuos, los familiares se plantean cuál es la mejor opción. En este sentido, surgen muchas dudas y reticencias sobre ingresarlo en una residencia. Alba Ribas, psicóloga especializada en la tercera edad en Lepant Residencial explica los beneficios de vivir en un residencial.

 

El miedo a ingresar a una persona mayor en una residencia

“Parece que vivir en un residencial tenga que ser la última opción para muchos familiares. Sin embargo, está comprobado que un residencial ofrece los cuidados y atenciones sociales y de salud que la persona necesita a esa edad, ayudándoles a mejorar su calidad de vida respecto a que si vivieran solos”, comenta Alba Ribas de Lepant Residencial.

 

Beneficios

En una residencia de ancianos todos los profesionales que trabajan, no sólo han de ser especialistas, sino que trabajan para que los residentes tengan la mayor calidad de vida posible, “todo gira en torno a las personas que viven en él”, comenta Alba. Es común celebrar reuniones multidisciplinares donde se tratan los objetivos a conseguir con cada persona mayor, haciendo hincapié en ofrecerles la mayor autonomía posible para que se sientan “empoderados” y libres de tomar sus propias decisiones.

 

Participación en actividades y socialización

Socializar es un objetivo importante a esta edad, donde existe un coeficiente de soledad muy elevado. Por ello, se les ofrece la posibilidad de participar en todo tipo de talleres y actividades que paralelamente estimulan sus capacidades físicas y cognitivas, para poder así mantenerse activos el mayor tiempo posible. Aunque la participación en estos talleres es opcional, la gran mayoría de ancianos  sienten la necesidad de socializar, trabajar la memoria y distraerse.

 

Mayor calidad de vida para personas con demencia: talleres Multisensoriales

En una residencia, además de ofrecerles a las personas mayores, todos los cuidados necesarios por parte del equipo auxiliar y enfermería, juega un papel importante el equipo de animación. Gracias a él, se logra estimular las capacidades cognitivas y la  estabilidad emocional de los ancianos que padecen deterioro cognitivo o demencia. Por otro lado, se encuentran los talleres orientados a las personas con demencias más avanzadas, llamados talleres de estimulación multisensorial. Se trata de actividades que estimulan las capacidades básicas de oído, tacto, gusto, olfato y vista. En las sesiones se utiliza música ambiental de relajación y los residentes experimentan diferentes sensaciones con el material que les proporcionan la educadora Social y la psicóloga.

 

De esta manera, es importante ofrecer estímulos, actividades, fiestas, excursiones…tanto a los ancianos autónomos como a los que no lo son,  para conseguir que su estancia en el residencial sea lo más agradable posible y puedan llegar a sentirse como en casa.

 

Acerca de Lepant Residencialhttp://www.lepantresidencial.com/

 


Pautas para obtener una mejor calidad de vida en pacientes con síndrome de fatiga crónica o con fibromialgia

4 junio, 2015

FachadaSe trata de unas enfermedades de causa desconocida y difíciles de diagnosticar. Todavía existe en la sociedad un desconocimiento en torno a ellas, por lo que es necesario  por parte del profesional que las diagnostique, dar unos consejos y pautas sobre cómo afrontarlas

 

El síndrome de fatiga crónica (CFS) es un trastorno crónico que provoca fatiga extrema que empeora con la actividad física o mental. Causa debilidad, dolores musculares, dolor en las articulaciones, mareos y náuseas, y también síntomas cognitivos como olvidos o problemas de concentración, y síntomas emocionales como cambios de humor o irritabilidad. La fibromialgia (FMS) es un trastorno también crónico que provoca dolor generalizado y rigidez en los músculos, tendones y ligamentos. Causa cansancio, insomnio, migrañas y dolor en áreas específicas del cuerpo como cuello, hombros, pecho, espalda, caderas y muslos. Desde  Lepant Residencial se detallan las claves para ayudar a sobrellevar estas enfermedades y conseguir una mayor calidad de vida.

 

En primer lugar, la persona que padece CFS o FMS debe hacer un proceso de aceptación de su enfermedad y de las limitaciones que conlleva. “Es importante centrarse en sí mismo y prestar atención al cuerpo y a la mente”, afirma Alba Ribas, psicóloga en Lepant Residencial . La persona debe poder verse como un ser activo que es capaz de manejar su enfermedad, y dejar de lado los pensamientos negativos o derrotistas. Una actitud positiva ayudará a sobrellevar mejor los síntomas. Si la persona es anciana, puede mantenerse distraída con algunas actividades de ocio.

 

Disminuir al máximo el estrés, las personas con fibromialgia o síndrome de fatiga crónica deben vivir en un entorno tranquilo y seguir hábitos saludables. Es bueno hacer prácticas de relajación o meditación. También es muy positiva la risoterapia, ayuda a relajar la mente y a generar endorfinas, que actúan contra el dolor. “Es positivo realizar ejercicio físico de tipo aeróbico suave y constante, como caminar, practicar yoga o pilates, o la natación”, asegura Ribas.

 

Para los déficits cognitivos que acompañan a la enfermedad será importante realizar actividades de estimulación cognitiva diarias para mejorar la atención, la concentración y la memoria.

 

Acerca de Lepant Residencialhttp://www.lepantresidencial.com/


Beneficios psicológicos del ejercicio físico en los mayores

1 abril, 2015

El ejercicio físico tiene múltiples efectos beneficiosos en la salud de las personas mayores. Uno de ellos es el psicológico. Desde Lepant Residencial se destacan las ventajas de la actividad física en la salud mental

GIMNASIA low

A determinada edad, es frecuente encontrar estados depresivos y trastornos de ansiedad. En estos casos es básico establecer un protocolo de actuación con el fin de paliar esa situación. Tal y como se destaca desde Lepant Residencial, el ejercicio físico es uno de los métodos utilizados por los beneficios psicológicos que presenta.

 

La actividad física proporciona emociones positivas. De este modo, se reduce el estado de ánimo deprimido. Entre las actividades que se pueden realizar dirigidas a personas mayores se encuentran: juegos de pelotas y aros, movilizaciones pasivas, sesiones de piscina, etc. “Todo ello, que conlleva el movimiento del cuerpo, es benéfico para la salud mental de los ancianos”, sostiene Alba Ribas, psicóloga en Lepant Residencial.

 

Independientemente del tipo de ejercicio que se realice, éste mejora la autoestima, el autocontrol, la sensación de autonomía para las actividades de la vida diaria, mejora los hábitos de sueño, las funciones intelectuales o cognitivas y las relaciones sociales. El ejercicio físico es un potente antidepresivo, mejorando considerablemente el estado de ánimo.

 

Es necesario, sin embargo, una práctica habitual de ejercicio, por lo que se deben establecer varias sesiones semanales.

 

Acerca de Lepant Residencialhttp://www.lepantresidencial.com/