Diez problemas de comunicación que influyen negativamente en el liderazgo

20 enero, 2020

 

Incrementis, explica los diez errores principales de comunicación en el liderazgo y facilita algunos consejos para crear, desarrollar y mantener un buen entorno de trabajo que ayude a las empresas a potenciar el rendimiento, compromiso y consecución de resultados

Comunicarse y relacionarse es un hecho que sucede a diario entre las personas dentro de las organizaciones. Sin embargo, el mensaje que se emite y sobre todo la manera cómo se emite, puede llegar a fortalecer o por el contrario debilitar dicha relación en el día a día.

 

Comunicación entre personas y liderazgo de equipos

Y es que, la principal habilidad de un líder es su capacidad de influir, implicar y desarrollar a los empleados que tiene bajo su responsabilidad, y esto sólo se consigue mediante una buena comunicación. Sin embargo, no siempre es fácil lograrlo y gran parte de los problemas de los grupos de trabajo se deben a formas de comunicación no adecuadas.

 

David Comí, Director y Formador de Incrementis insiste en la importancia de poner énfasis en la buena comunicación para que las relaciones interpersonales se desarrollen y crezcan de forma positiva y constructiva. Y en el liderazgo sucede lo mismo. De hecho, la comunicación si es eficaz, ayudará al líder y al equipo, a desarrollar mejor sus capacidades y lo que es más importante, generar vínculos y crear un clima de confianza en el equipo.

 

“Creemos que sabemos comunicarnos, y además creemos que lo hacemos perfectamente, pero no es del todo cierto. Hoy en día, algunas empresas han de hacer frente a conflictos entre personas y departamentos por problemas de comunicación y liderazgo de equipos, que si no se solventan a tiempo pueden llevar mayores problemas”, añade Comí.

 

Los diez problemas de comunicación que influyen negativamente en el liderazgo que toda empresa debe evitar:

  • Conductas no adecuadas de algunos empleados (agresividad, manipulación, no escuchar..)
  • No saber comunicarse adecuadamente, ni en el qué, ni el cómo.
  • No dominar el arte de escuchar activamente y formular preguntas precisas.
  • Tener equipos en un entorno de desmotivación y negatividad.
  • Desconocer cómo incrementar la implicación de los colaboradores.
  • No tener el hábito de dar reconocimiento por el trabajo bien hecho.
  • Ignorar cómo realizar una buena delegación de tareas y responsabilidades.
  • Liderazgo con exceso de hipercontrol y paternalismo.
  • No saber cómo hacer control y seguimiento de tareas delegadas.
  • Demasiada impulsividad y reactividad que no ayuda a llegar a acuerdos con objetividad.

 

Una comunicación eficaz entre el líder y su equipo evitará conflictos y problemas debido a la ineficiencia a la hora de transmitir lo que se pretende. Por ello, el objetivo de Incrementis es ayudar a las personas y colaborar con las organizaciones que quieren potenciar el rendimiento, compromiso, orientación al logro, eficacia y consecución de resultados.

 

“Gracias al impacto de nuestras acciones formativas, las personas aprenden a actuar correctamente a la hora de desarrollar equipos, a adquirir autocontrol para prevenir confrontaciones, aplicar técnicas para incrementar la autoconfianza en los empleados o conocer los comportamientos no adecuados de las personas y saberlos tratar adecuadamente, entre otros muchos otros aspectos”, añade Comí.

 

Acerca de Incrementis: https://www.incrementis.es/

EL objetivo de Incrementis es ayudar a las organizaciones, desarrollando actitudes y hábitos de alto rendimiento en sus personas. Qué sepan trabajar mejor y con mayor contribución, proactividad y compromiso. Que se sientan satisfechos y motivados consiguiendo resultados y aportando el máximo valor con su trabajo.

Formación In-company y en Abierto, especializada en incrementar el rendimiento, eficacia, proactividad, compromiso y formas óptimas de trabajar de las personas, con el fin de que contribuyan al máximo en los resultados de negocio de la organización.

 

 


Siete ejercicios para trabajar las emociones de tus hijos adolescentes

20 mayo, 2019

 

A menudo vemos en casa y en la escuela como niños y niñas tienen dificultades a la hora de expresar o gestionar sus emociones. Identificarlas y gestionarlas no es tarea fácil, por ello desde Youthcamp facilitan a los padres las siguientes dinámicas para fomentar la inteligencia emocional de sus hijos pequeños o adolescentes

  

La intensidad emocional varía de una persona a otra. De hecho, las personas con una intensidad emocional alta, son más pasionales y expresan sus emociones más vivamente que otras. Por ello, saber gestionarlas cuando se sienten mal, o bien están frustrados o enfadados, se convierte en un gran desafío para estas personas. Solo es cuestión de tiempo, paciencia, esfuerzo y práctica desarrollar la destreza suficiente para gestionar y controlar la inteligencia emocional.

 

Acompañar a los adolescentes en su emocionalidad

Y es que según explican desde Youthcamp, grupo de profesionales orientados al desarrollo de las habilidades personales y de liderazgo de los adolescentes, el concepto de inteligencia emocional ha ganado fuerza en los últimos años, y es que muchas de las nuevas generaciones están descubriendo los principios básicos de la inteligencia emocional y sus beneficios.

 

Asimismo, este concepto también ocupa un lugar importante en el panorama educativo de los padres. Y es que una de las cosas más importantes que se le puede enseñar a un hijo acerca de las emociones es que no son buenas o malas. Es vital saber expresarles que no necesitan juzgar las emociones, simplemente notarlas y sentirlas, para después identificarlas como cómodas o incómodas.

Por ello, desde Youthcamp nos dan las claves para realizar con nuestros hijos unas actividades y reflexiones para construir, desarrollar y mantener la inteligencia emocional.

 

  • Categorización de las emociones. Un buen ejercicio sería escribir cinco emociones básicas en notas adhesivas o en tarjetas, así como palabras que pudieran identificarse con situaciones. Posteriormente hablar con los jóvenes sobre cada emoción y dónde podrían encajar cada una de esas palabras en la categoría de situaciones.

 

  • Pregunte y reflexione con su hijo. Tómese un tiempo para hablar con su hijo y responder algunas de las siguientes preguntas: ¿cómo afectan mis estados de ánimo a mis pensamientos y toma de decisiones?; ¿cómo describiría mi estilo de comunicación y su efecto en los demás?; ¿qué rasgos en los demás me molestan y por qué?; ¿me resulta difícil admitir que estoy equivocado? ¿Por qué o por qué no?; ¿cuáles son mis puntos fuertes?; ¿cuáles son mis debilidades? Debemos pensar profundamente las respuestas, usándolas para hacer comprender a nuestro hijo sus emociones.
  • Use vocabulario emocional. Cuando un médico trata de diagnosticar un problema, él o ella le pedirá que describa el dolor que está sintiendo. Podrían pedirle que use palabras como agudo, dolorido, calambres, o sensible entre otros. Cuanto más específico sea, más fácil será para su médico diagnosticar el problema y prescribir el tratamiento adecuado. Con las emociones el funcionamiento es parecido: al usar palabras específicas para describir sus sentimientos, es más fácil llegar a su causa raíz, lo que le permite lidiar mejor con ellos. Entonces, la próxima vez que nuestro hijo experimente una fuerte reacción emocional, tómese un tiempo para procesar con él la situación. No solo lo que está sintiendo, sino también el motivo. Trate de dar palabras a sus sentimientos; luego, determine junto a él lo que quiere hacer sobre la situación.

 

  • Pausa. Ayude a su hijo a tomar descansos. Hágalo comprender que, si siente que está empezando a responder emocionalmente a una situación, debe primero tomar una pausa. Si es posible, aconséjalo que vaya a dar un paseo. Una vez que haya tenido la oportunidad de calmarse, anímale a decidir cómo querer avanzar.

 

  • Enséñalo a utilizar el truco de 3 segundos. Si tiendes a contestar rápidamente, aceptas los compromisos demasiado deprisa y puedes decir algo que luego lamentarás. Para prevenirlo, podemos practicar con nuestros hijos estas tres preguntas rápidas antes de contestar: ¿es necesario decir esto?; ¿es necesario que lo diga yo?; ¿necesito decir esto ahora? En cambio, si es el joven es más introvertido y a menudo siente que desearía haberse expresado en un momento o situación específica, ayúdalo a preguntarse: ¿me arrepentiré de no hablar más tarde? Las preguntas correctas pueden ayudar a cualquier persona a manejar sus reacciones emocionales y evitar arrepentimientos.

 

  • Aprende a decir no. Es genial ser amable y servicial con los demás, pero los jóvenes tienen que aprender a poner sus límites. Para ello, podemos hablar con nuestros hijos y poner ejemplos de situaciones en las que, si respondemos sí a todas las solicitudes, podemos elegir el camino del agotamiento y gastar nuestro tiempo y energía. Debemos explicar que, cada vez que decimos que sí a algo que realmente no queremos, en realidad estás diciendo que no a las cosas que sí queremos.

 

  • Convertir las críticas en comentarios constructivos. Una de las actividades que podemos realizar con nuestros hijos está relacionada con las críticas y el peligro de tomarlas de forma personal. En su lugar, debemos enseñar a los jóvenes a responder dos preguntas: dejando de lado los sentimientos personales, ¿qué puedo aprender de esta opinión alternativa?; ¿cómo puedo usar estos comentarios para ayudarme a mejorar? Recuerda que la mayoría de las críticas están enraizadas en la verdad e, incluso cuando no lo es, ofrecen la oportunidad de ver la realidad desde la perspectiva de los demás.

 

Para trabajar estas habilidades también fuera de casa, los campamentos de Youthcamp son el escenario perfecto para ponerlas en práctica. Una experiencia única de aprendizaje y diversión  para los más jóvenes.

 

Youthcamp: https://www.youthcamp.es/

 

 


Los líderes que más influencia ejercen en los jóvenes españoles

11 abril, 2019

Youtubers, instagramers o influencers son los ídolos de los más jóvenes. Publican imágenes, ideas y contenidos que, sin saber si son ciertos o no, ejercen una gran influencia sobre ellos.

 

Este comportamiento también se está dando en el ámbito político. Si los políticos son las personas que influyen en el comportamiento, pensamiento y forma de actuar de mayores y jóvenes ¿cuál es esa influencia actual?

 

Desde siempre, los adolescentes han admirado a jóvenes guapos, ricos y famosos. Sin embargo, ahora, en plena era digital se amplía el círculo con bloggers o youtubers que venden imágenes, ideas y contenidos a través de las redes sociales.

 

Liderazgo. “Dame un like, sígueme y comparte”

En el mundo actual la comunicación es inmediata y la forma en la que se desenvuelven las actuales generaciones de adolescentes es totalmente diferente a la de hace algunos años. Y es que, lo que se dice o se publica no importa si es verdad o mentira, la cuestión es salir, que hablen de ti y que te sigan. Por lo tanto, el tipo de comunicación y comentarios que fluyen en masa por las redes sociales provocan que el adolescente se preste a hacerse seguidor de diferentes causas y sobre todo si están dirigidas por sus ídolos.

 

La coeducación entre familias y educadores. Educación tecnológica

Según explican desde Youthcamp, grupo de profesionales orientados al desarrollo de las habilidades personales y de liderazgo de los adolescentes, tanto familias, escuela y sociedad ven cada vez con mayor consciencia la influencia que ejerce el acceso a estas redes y contenidos entre los más jóvenes, y cómo estos no tienen suficiente capacidad autocrítica para saber elegir. Por ello, es imperioso que todas las partes se esfuercen por coeducar a los más jóvenes para evitar situaciones de peligro.

 

El liderazgo en el poder político

Este tipo de comportamiento también no solamente se da entre los más jóvenes, lo cierto es que también aflora en los líderes de los adultos, muy especialmente en una parte del liderazgo político actual español, ensalzando a personajes cuya conducta no es deseable.

“Estamos en tiempos convulsos y se están enviando mensajes con impacto e influencia que tiene una mirada cortoplacista y con objetivos que denotan falta de habilidades propias de un líder, como poca apertura y flexibilidad, un bajo nivel de escucha y curiosidad, falta de empatía y sobre todo falta una mirada de humanidad. Y también parece que no importa si dicen verdades a medias o no verdades para conseguir que hablen de ellos y les sigan, y eso no es liderazgo”, añade Lita Muñoz, Co-creadora de Youthcamp.

 

Si los políticos son las personas que influyen en el comportamiento, pensamiento y forma de actuar, ¿Cuál es esa influencia a día de hoy? ¿Cuál es el mensaje que se está enviando a las nuevas generaciones que liderarán en el futuro? ¿Todo vale si te votan? ¿Todo vale si te siguen? ¿Ese es el mensaje a nuestros jóvenes?

 

“El liderazgo no es eso, el liderazgo es inspirar a las personas, es tener capacidad crítica, es saber gestionar los conflictos con habilidad y ganando las dos partes, es tener empatía y saber ponerte en los zapatos del otro, es escuchar, es reconocer cuando te equivocas y aprender de tus errores, es integridad y humildad. Y eso yo no lo veo en muchos de nuestros políticos actuales, no veo cómo pueden ejercer una influencia positiva en nuestros jóvenes para que el día de mañana puedan ellos ser esos líderes del futuro que crean un mundo más sostenible, empático y humano. Invertir en su futuro y en el desarrollo de su liderazgo hará que nuestros adolescentes y jóvenes sepan distinguir, elegir y desarrollar su capacidad crítica”, añade Muñoz.

 

Más información sobre Youthcamp en – https://www.youthcamp.es/

 

 


Cómo erradicar los estereotipos sexistas en los adolescentes

12 marzo, 2019

 

Desde Youthcamp, grupo de profesionales orientados al desarrollo de las habilidades personales y de liderazgo de los adolescentes, insisten en la urgencia de coeducar a los jóvenes desde la infancia para evitar roles de comportamiento y actitudes predefinidas según el sexo

 

 Si bien es cierto que en los últimos años se ha avanzado en cuestión de coeducación, lo cierto es que todavía queda un largo camino por recorrer. Y es que la sociedad actual sigue siendo “patriarcal” y por ello, los chicos y las chicas de hoy están repitiendo los mismos roles y patrones de comportamiento de antaño.

 

El género es una representación cultural, que contiene ideas, prejuicios, valores, normas, deberes y prohibiciones sobre la vida de los chicos y las chicas. Así se considera que los jóvenes no son iguales, cada uno tiene su propia función en la vida, puesto que la cultura les atribuye unas determinadas cualidades que distinguen a la mujer del varón.

 

Según explican desde Youthcamp, grupo de profesionales orientados al desarrollo de las habilidades personales y de liderazgo de los adolescentes, los jóvenes interiorizan los patrones culturales o estereotipos de género que la sociedad le ha transmitido desde la más tierna infancia y así, se les traspasa información que hoy en día queda obsoleta. Marcan su forma de relacionarse que sutilmente les fue inculcada y que hoy en la adolescencia resurge y crea patrones de relación repitiendo esos modelos obsoletos, generando la diferenciación.

 

“Nosotros trabajamos a diario con jóvenes, y vemos que la coeducación es la única alternativa para evitar todo esto. Sin embargo, esta responsabilidad de coeducar no debería recaer de forma exclusiva en las escuelas, colegios e incluso centros lúdicos, sino que debería ser una responsabilidad compartida, es decir del conjunto de la sociedad. Por ello, insistimos en que se debería entender la urgencia del asunto, la importancia del problema para erradicar los estereotipos sexistas” añade Lita Muñoz, Co-creadora de Youthcamp.

 

Los niños y las niñas no nacen con un patrón de comportamiento predeterminado, los modelos referentes los perciben de la sociedad. Y es que los modos en cómo se transmiten estos estereotipos van desde las expectativas de los adultos sobre el comportamiento de los adolescentes, la presión de los iguales, aquellos que aceptaron el estereotipo que les traspasaron los adultos, los medios de comunicación y su poder en dictar como es el/la adolescente ideal hasta los libros de texto o los cuentos. Esto hace que adopten esos estereotipos sexistas y los asuman como los correctos.

 

Por ello, asumir estos referentes culturales para los jóvenes en una sociedad cambiante no se hace fácil, ya que deben ir rompiendo patrones, como la capacidad intelectual en tareas tecnológicas en las chicas o en la dimensión afectivo-emocional en los chicos. “Así nos lo muestran abundantes resultados de estudios empíricos, de forma reiterada, que existe un comportamiento diferenciado de género en la elección de carreras universitarias y/o profesionales”, explica Muñoz.

 

 

Tanto es así, que la falta de fuerza, de autoconfianza o interés por las cuestiones universales por ejemplo, que se atribuye a las chicas como estereotipos culturales, puede llevar a una baja autoestima provocando dependencia e inseguridad y una identidad débil dispuesta a ser infravalorada. Así en la etapa de secundaria las jóvenes con bajo concepto de su identidad pueden renunciar a ciertos estudios por no creer en su propia capacidad a causa de creencias arraigadas que se pueden transformar. Si realmente la sociedad quiere disponer de todo el talento de las jóvenes hay que empoderarlas en lugar de infravalorarlas y creer en su curiosidad y capacidad al mismo nivel que los chicos. Asimismo, la prepotencia masculina es caldo de cultivo de abusos y agresividad y de una identidad “superiorizada” que acarrea invasión y negación de lo impropio. Puede generar un efecto no deseado como el tener que cargar con el peso del rol asignado, no cumplir las expectativas del estereotipo o no poder expresar de forma abierta sus emociones o inseguridades.

 

En consecuencia, la sociedad, en constante movimiento, tiene el reto de pasar de una educación androcéntrica a la incorporación de nuevas formas de expresión y educación sin distinción de sexo, raza, religión o condición. Trabajar la diversidad y el enriquecimiento de las relaciones entre los y las jóvenes aportando modelos de igualdad en todos los ámbitos de su vida, generando igualdad de oportunidades y evolucionando hacia una sociedad más avanzada, conectada y que piensa en la humanidad y su crecimiento.

 

Más información sobre Youthcamp en – https://www.youthcamp.es/