Los titulados en el Master de Emprendimiento del TecnoCampus-UPF han consolidado más del 60% de los proyectos propuestos

20 abril, 2020

En los últimos años, muchas empresas consiguieron atajar la crisis que azotó nuestra economía gracias al emprendimiento. Fueros muchos los emprendedores que lograron triunfar con proyectos que vieron la luz en cursos, masters e incubadoras. Ahora, con una crisis en ciernes que, según los expertos, nos golpeará más duramente que la anterior, se hace más necesario que nunca el empuje y el espíritu emprendedor, ya que se ha demostrado que sin él es más complicado superar consecuencias como las que nos está trayendo la COVID-19.

La esencia de todo emprendedor es una combinación de nuevas ideas y disposición para convertirlas en realidad, y este es el punto de partida de uno de los máster en emprendimiento con mejor programa académico del país: el Máster Universitario en Emprendimiento e Innovación del TecnoCampus, título oficial de la Universidad Pompeu Fabra, que se imparte en Mataró (Barcelona), y cuya undécima edición comenzará el próximo mes de octubre.

Este máster está avalado por las decenas de proyectos que se han hecho realidad gracias al esfuerzo de sus alumnos. Entre las más recientes y destacadas startups nacidas de exalumnos del master se encuentran Lu Gonzáles y su plataforma para organización de eventos Eventing, los especialistas en impresión 3D Santiago Castiella de Polyneo 3D, la plataforma de aprendizaje colaborativo Matías Poggiode Jobbier y el pasaporte a las mejores experiencias de buceo de Diving Pass.

Adrian Boo, exalumno del Master y creador de Yoportitupormi la plataforma que permite comprar cupones en los comercios hoy para canjearlo una vez pase la crisis del Covid19 y que esta evitando el cierre de los mismos, añade “Algo muy destacable del master es el contacto con la gente, además de las ideas y ayudas que salen de las horas compartidas con los compañeros”.

Uno de los elementos que hacen que este máster tenga un fuerte valor añadido frente a otros es el entorno en el que se imparte: el TecnoCampus de Mataró, en Barcelona. Se trata de un parque científico y de innovación donde se alojan 120 empresas, entre ellas algunas de las startups más innovadoras en el panorama nacional. Esta singularidad hace que los estudiantes del máster que quieren activar su proyecto puedan optar al programa de la incubadora del TecnoCampus, y disfrutar del asesoramiento personalizado para su puesta en marcha y de un espacio de trabajo tipo coworking. En el parque también se ubican una escuela de ingeniera, otra de ciencias de la salud y una de ADE y Ciencias Sociales con un total de más de 3000 estudiantes inscritos.

El Máster Universitario en Emprendimiento e Innovación combina en un solo programa todos los elementos académicos, profesionales, estructurales y humanos que posibilitan que los participantes transformen sus ideas innovadoras en negocios reales. En él, los participantes desarrollan sus habilidades de potencial emprendedor para pensar creativamente y sentirse capaces de transformar una idea en un negocio real.

Para ello cuenta con un profesorado con amplia experiencia en emprendimiento, entre ellos importantes emprendedores y directores de empresas que, además de impartir clases, tutorizan la puesta en marcha de los proyectos de los estudiantes. Algunos de ellos son John Correa, fundador y CEO de Alta Guardia, Leo Giménez,  fundador y CEO de Go4Clic o Sergio Balcells, Country Manager de Welcome to The Jungle (España).

 

También destacan reconocidos académicos e investigadores en temas relacionados con el emprendimiento, como el Dr. Giovanni Giusti,  director del máster, que garantiza el rigor que caracteriza a los programas oficiales de la Universidad Pompeu Fabra.

El máster tiene plazas limitadas y ya se han abierto las inscripciones, dará comienzo en octubre de este año y finalizará en julio de 2021. Es presencial y se imparte los lunes, miércoles y viernes, de 18h a 22h, y uno o dos sábados al mes.

Más información en https://www.tecnocampus.cat/es/master/emprendimiento/presentacion


Lanzan una herramienta gratuita de formación online para las escuelas cerradas por el coronavirus

23 marzo, 2020

Unos emprendedores españoles acaban de lanzar Classlife Rooms, una herramienta gratuita para profesores y alumnos que busca ayudar a los cerca de diez millones de estudiantes que no pueden acudir a clase en España por el COVID-19.

La protección de todas las personas involucradas con el centro; profesionales, estudiantes y familiares es lo más importante y por esta razón se ha declarado el estado de alarma en todo el país, lo que se traduce en que los alumnos no podrán acudir a las clases de forma presencial durante al menos dos semanas.

Muchos de estos centros ya contaban con plataformas de formación online, en las cuales profesores y alumnos disponen de un espacio de comunicación virtual, donde poder interactuar, desde cualquier lugar y en la mayoría de los casos desde cualquier tipo de dispositivo, ya sea ordenador personal o dispositivos móviles, como tablets o smartphones.

Pese a las posibilidades que ofrecen diferentes plataformas de formación online, la mayoría de cursos y titulaciones siguen siendo presenciales, lo que se ha traducido en no poder continuar con la planificación lectiva durante el confinamiento de los estudiantes. Plataformas de formación online como Google Classroom o el mismo ministerio de Ministerio de Educación y Formación Profesional ya ofrecen “Recursos para el aprendizaje en línea” gratuitos para ayudar en la medida de lo posible al profesorado, a las familias y al alumnado.

En línea con estas iniciativas, Classlife, la plataforma todo-en-uno para la gestión de los centros educativos, lanza desde el día 16 de marzo, Classlife Rooms, la versión gratuita dirigida a profesores y estudiantes. En este nuevo espacio de colaboración para conectar a profesores y alumnos, los cursos y aulas virtuales cuentan con las herramientas más importantes de la plataforma original, como exámenes online, foros, un espacio de comunicación al estilo red social o control de asistencia. Esta solución es compatible con todos los navegadores actuales y cuenta con una versión app móvil para iOS y Android desde donde se facilita el acceso a todas las funciones que encontramos en la versión de escritorio de la plataforma.

Para darse de alta como profesor en Classlife Rooms únicamente es necesario acceder a www.classlife.education, donde encontraremos información sobre cómo acceder al registro como profesor. Cada aula o curso creado genera un código único que se envía a los estudiantes a través de la misma plataforma, lo que les permite el acceso a todo el contenido que el profesor haya preparado para ellos.

Más de 50.000 estudiantes, en 6 países alrededor del mundo ya usan Classlife en su día a día, cifra que “se incrementará de forma exponencial en las próximas semanas ya que el único requisito para usar Classlife Rooms es disponer de una conexión a internet.”, según explica Mario Espósito, fundador y CEO de Classlife Education.

La iniciativa cuenta con el apoyo de Amazon Web Services, uno de los mayores proveedores de servicios cloud del mundo, empresa de la cual Classlife es Partner en su división de educación. El director de producto de Classlife, Eduard Pineda, aclara que “lo más importante para nosotros es ofrecer a los profesores un espacio en la nube donde puedan trasladar todo el material lectivo y facilitar que los estudiantes puedan continuar con su formación durante las semanas en que se vean obligados a estar en casa. Además, creemos que es una oportunidad excelente para mostrar a los centros, a los profesionales e incluso a los mismos estudiantes, que la formación online es una herramienta ya casi imprescindible en todos los centros”.


Yoleo Club, un innovador método educativo que convierte a los niños en devoradores de libros

3 junio, 2019

Emprendedores lanzan Yoleo Clubun innovador método educativo que aplica las nuevas tecnologías a la lectura. A través de internet, esta novedosa plataforma tiene como objetivo motivar al joven a leer, incentivar el gusto por la lectura y mejorar la compresión lectora. Todo ello, en un país en el que el número de lectores ha crecido hasta el 61,8% en 2018, si bien un 38,2% no lee nunca o casi nunca, según el Barómetro de Hábitos de Lectura y Compra de Libros en España 2018.

 

“Todos hemos sufrido las lecturas obligatorias: el profesor elige los mismos libros para todos los alumnos. Obviamente, esto es así porque sería imposible para un profesor evaluar la actividad lectora de decenas o cientos de alumnos si cada uno leyera un libro distinto. Sin embargo, los currículos educativos de primaria y secundaria no precisan qué libros deben leerse, sino que destacan un objetivo: se debe promover el gusto por la lectura, que los niños desarrollen el hábito lector. Para lograrlo, la imposición de las lecturas, no resulta la mejor forma. Yoleo Club nació para hacer compatible la evaluación escolar de las lecturas con el placer por leer”, asegura Jesús Hernán, fundador de Yoleo Club.

 

Basado en el método pedagógico de lectura libre de Nancie Atwell, Yoleo Club se presenta como una plataforma gamificada para web, tablet y móvil que permite a los niños de entre 8 y 16 años escoger entre un amplio catálogo de propuestas de lectura, evitando las temidas lecturas obligatorias que en ocasiones generan rechazo y merman su interés lector.

 

En Yoleo Club se incluyen desde libros clásicos a novedades de la literatura infantil y juvenil. El joven, una vez registrado, puede escoger una de las recomendaciones de lectura que encontrará a su disposición en la web. A medida que vaya avanzando en la lectura, en la plataforma encontrará cuestionarios de comprensión lectora organizados por capítulos.

 

La herramienta incorpora estrategias de gamificación. Así, cuando el niño se registra puede crear un propio avatar. Y cuando responde correctamente los cuestionarios obtiene puntos que le permiten subir de nivel y acceder a nuevas recompensas. Tanto sus lecturas como los logros conseguidos irán desarrollando su currículum lector”, explica Jesús Hernán.

 

Esta plataforma, diseñada para centros educativos, permite al docente monitorizar y certificar esta lectura libre y hacer un seguimiento personalizado de la evolución lectora de cada alumnomediante una serie de datos, informes y gráficos, al mismo tiempo que atiende la diversidad de necesidades en el aula.

 

“En Yoleo Club se pueden encontrar lecturas en varios idiomas adecuadas a diferentes niveles lectores según la edad, incluyendo libros de lectura fácil para atender a alumnos con dificultades de aprendizaje. Además, el profesorado tiene acceso a otros contenidos y recursos pedagógicos relacionados con estrategias para el fomento de la lectura que complementan el trabajo realizado con la plataforma”, mantiene el fundador de la plataforma.

 

Este innovador proyecto cuenta con más de 10.000 alumnos que ya utilizan la plataforma Yoleo Club, cuya versión en catalán se llama Legiland, en el aula animados por sus centros escolares, que enfocan la lectura desde una nueva visión pedagógica como fuente de conocimiento académico y desarrollo personal del alumnado. Los centros escolares Yoleo crean un marco donde se amplía, se dinamiza y se socializa la experiencia lectora. “Para los estudiantes acostumbrados a utilizar nuevas tecnologías, el método Yoleo Club es muy sencillo e intuitivo, es perfecto y sus resultados sorprenden a los propios docentes”, afirma Jesús Hernán.

 

Yoleo Club está diseñado para alumnos de 8 a 16 años y funciona desde cualquier ordenador o tablet. Actualmente acumula una cifra de 50.000 libros leídos en total; 485.000 cuestionarios respondidos, lo que supone casi 5 millones de preguntas respondidas con un promedio de acierto del 65%; y más de 10.000 comentarios publicados por los alumnos (reseñas de libros).


ESADE y Lydian Ventures aplican la identidad digital soberana, por primera vez, al entorno académico

11 febrero, 2019

  • Lydian Ventures y ESADE desarrollan el expediente académico certificado a través de blockchain: inmutable, inviolable y auditable públicamente
  • Ambas instituciones identifican las aplicaciones que puede tener la identidad digital en el entorno académico y en sus procesos administrativos

Lydian Ventures y ESADE Business & Law School han colaborado en un proyecto pionero: la aplicación de la identidad digital soberana al entorno académico, que permite la creación del expediente académico certificado a través de blockchain: inmutable, inviolable y auditable públicamente.

Son muchas las empresas y organizaciones que innovan mediante blockchain y el sector académico es uno de los más activos en el uso de esta tecnología. Algunas universidades ya se han aproximado a ella registrando directamente las titulaciones de sus alumnos en el blockchain público. Es, sin duda, un paso en la buena dirección, siempre que no exista ninguna entidad intermediaria o API tecnológica que actúe de elemento centralizador, que constituiría un punto potencial de corrupción.

En este entorno, y con un modelo totalmente digital, se abre un campo importante de desarrollo de una visión de futuro para la educación, basado en una economía descentralizada –la identidad digital–, que le permitirá resolver sus principales retos: el riesgo y la reputación. Con este objetivo, Lydian Ventures y ESADE Business & Law School han identificado las aplicaciones que la identidad digital puede tener en el entorno académico y en sus procesos administrativos, y han desarrollado un diseño tecnológico de identidad digital soberana, en el marco de un estándar global y abierto, que facilita una información estructurada y agregada, además de proporcionar al usuario –en este caso, el alumno– la soberanía y el control de acceso a dicha información.

Identidad y expediente académico digital

Lydian Ventures ha desarrollado una plataforma abierta de identidad digital soberana, basada en el estándar ERC-725/735 de Ethereum. Los primeros en disponer de esta identidad digital soberana han sido los participantes del Programa online de Marketing Digital de ESADE y la aplicación se podrá extender, en un futuro próximo, al resto de programas académicos. Gracias a ella, los alumnos recibirán una declaración de estudios cursados satisfactoriamente y podrán aceptar y compartir dicha afirmación en sus CV o en las redes profesionales (por ejemplo, LinkedIn), así como en los portales de empleo. La información mostrada estará siempre vinculada directamente a blockchain. Esta identidad del estudiante se convertirá así en su expediente académico digital, que podrá compartir con otros centros educativos para que anoten, de manera estructurada, sus otros títulos académicos, con acreditación y certificación de la total veracidad de sus datos, inviolables y auditables públicamente.

Francisco Aréchaga, CEO de Lydian Ventures, ha destacado que “la identidad digital se está convirtiendo en uno de los pilares de la criptoeconomía. Considerando que el usuario pasa a ser soberano de sus datos, las afirmaciones estructuran la información traspasando fronteras y sirven para enlazar aplicaciones personales y empresariales. Hemos desarrollado algunos casos prácticos con una Autoridad Portuaria, que concede y controla los permisos a pilotos y estibadores para facilitar el acceso de sus embarcaciones a las escalas a puerto. También hemos trabajado con un Ayuntamiento que permite a sus ciudadanos votar los presupuestos mediante una aplicación móvil. Sin duda, las aplicaciones de la identidad digital son múltiples y su impacto es inimaginable”.

“Como institución comprometida con el nuevo cambio de paradigma en el mundo digital, ESADE quiere aprovechar las oportunidades que proporciona blockchain en el sector de la educación y proporcionar a los alumnos las ventajas de esta tecnología para optimizar el proceso de titulación a todos los niveles, mediante el uso de la información digital para una certificación completamente segura, y agilizar aún más el procesamiento de los datos”, ha asegurado Julio Villalobos, director corporativo de ESADE. “Ahora, la aplicación de la identidad digital soberana en ESADE pone en manos del alumno el control de acceso a sus datos y la propiedad de su información”, ha destacado Villalobos.