Avalisto firma un acuerdo de colaboración con Gilmar para ofrecer sus servicios en operaciones de alquiler

12 marzo, 2020

Avalisto, la startup tecnológica dedicada a los servicios integrales de alquiler digital, ha llegado a un acuerdo de colaboración con Gilmar Consulting Inmobiliario por el cual la reputada empresa especializada en el sector inmobiliario comenzará a ofrecer los servicios de la plataforma a través de sus propios canales.

Gilmar, caracterizada por el gran nivel de profesionalidad y asesoramiento a sus clientes, incorpora así en su catálogo de servicios la posibilidad de ofrecer a los inquilinos un acceso inmediato a los inmuebles y un nivel de protección diferencial para los propietarios. 

Desde Avalisto se muestran optimistas y confiados con este acuerdo. “La asociación con Gilmar es muy relevante para nosotros porque sabemos que el trato que prestan a sus clientes es exquisito y está muy alineado con lo que nosotros podemos ofrecer. Respecto a la plataforma, hemos buscado que la división de alquileres de Gilmar pueda seguir haciendo muchas de las actividades que ya realizaba, pero de una forma mucho más rápida y sencilla”, son las palabras de Raúl Pérez Acebo, Presidente y CSO de Avalisto.

Perfeccionándose desde la experiencia

El acuerdo firmado entre ambas empresas tiene su origen en pruebas de concepto realizadas durante los meses previos al verano de 2019. Durante el desarrollo de esa fase, Avalisto tuvo la oportunidad de comprobar particularidades del sector del alquiler de la mano de una de las empresas con más experiencia y trayectoria en el mercado.

La colaboración Gilmar-Avalisto promete nuevas propuestas con las que ofrecer un abanico de posibilidades a propietarios e inquilinos envueltos en la problemática común a la hora de alquilar.

Más información en http://www.avalisto.com


La limitación del precio del alquiler: una medida que acaba pagando el ciudadano de a pie de calle

6 marzo, 2020

La pasada intervención en el Congreso del ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana José Luis Ábalos sirvió para que el alto cargo del Gobierno anticipase algunos planes de regulación del mercado del alquiler. También sirvió para que se identificase el cuándo (antes de verano) y el porqué de esta medida “oportuna, ponderada, tasada y proporcional”.

Estas declaraciones se produjeron menos de una semana después de la apertura del expediente sancionador contra Idealista por parte de la CNMC por, presuntamente, alterar al alza los precios. Un contexto propicio para que los portavoces autorizados decidan emprender medidas.

Entorno de crecimiento de los precios

Si atendemos precisamente a los datos obtenidos del portal inmobiliario Idealista, a las cifras que recoge el Banco de España y fuentes expertas en el sector, podemos comprobar cómo la escalada de precios ha venido siendo una constante en el último lustro. En datos concretos, la tasa de esfuerzo de ciudades como Madrid o Barcelona se sitúan en un 40% y en un 44% respectivamente, a las que se suman ciudades como Sevilla (32%) y Bilbao (33%), entre otras, que superan el tope recomendado del 30%. Visto así, pudiese parecer que la realidad a la que se enfrentan cada vez más ciudadanos es la de unos precios impracticables y a tener que prescindir de metros cuadrados para afrontar con holgura el pago de las rentas.

No obstante, cabe preguntarse si una regulación de precios como las que propone el ministro Ábalos es una solución en sí, o esta medida podría acabar ahondando más en la coyuntura que soporta el ecosistema de propietarios e inquilinos que participan en el alquiler. Máxime en un momento en el que la subida de precios comenzaba a dar síntomas de agotamiento.

El espejo en que nos miramos

Durante las últimas semanas, el ejemplo de Berlín ha estado en el punto de mira de detractores y partidarios de la regulación estamental de un mercado como el alquiler. Cabe destacar que la capital alemana no es la única que se ha acogido a estas medidas puesto que también ciudades como San Francisco o París, con la llamada Ley Alur que se aplicó en 2015, han regulado sus alquileres, pero el ejemplo berlinés es especialmente relevante al tratarse del país de UE con mayor número de habitantes viviendo de alquiler (48,6%) según el Banco de España.  

En la capital germana, a pesar de haberse ratificado en la congelación del alquiler por cinco años, se ha podido contrastar cómo surgían alternativas para interpretar cada fleco posible de la ley: desde realizar ciertas reformas en el inmueble para quedar exentos de aplicarla, a alquilar facilidades de la vivienda como la plaza de garaje o los trasteros a precios desorbitados, o el temido auge del mercado negro. A ello hay que sumar la disminución de la oferta, palpable en el descenso en un 40% de los permisos nuevos de construcción, que empieza a evidenciar que los propietarios alemanes retiran del alquiler sus inmuebles.

¿Por qué el precio no debería ser el único foco del debate?

La ineficiencia reside en el concepto en sí. El precio no es, ni debe ser, un indicador a batir per se. El debate que se debiera proponer pasa por tratar de favorecer que los ciudadanos que quieran vivir de alquiler dispongan de las alternativas necesarias para poder hacerlo. “Hemos percibido que el tratamiento que se hace de la cuestión está deliberadamente enfocado a hacer una caricatura de los propietarios como entes avariciosos que suben los precios unilateralmente para perjudicar al inquilino, y no es así. Existe también un público representativo que es arrendador y arrendatario a la vez que debe estar en una situación de incertidumbre importante. Creemos que hay favorecer una responsabilidad que describa con precisión la situación y no atomizar el mercado para enfrentar a los participantes”, declara Javier MillánCMO de Avalisto, una plataforma especializada en servicios que agilizan los trámites del alquiler.

En este sentido, aumentar la oferta de la vivienda, tanto libre, como de alquileres sociales para los ciudadanos con menos recursos, se postula como una solución más coherente y saludable para con el largo plazo. Existe un ejemplo muy representativo de esta afirmación en el sudeste de Madrid. A medida que el alquiler en la almendra central se ha ido enfriando al encontrar topes, los inquilinos han ido centrando sus búsquedas en la periferia. El Ensanche de Vallecas ha visto cómo en los últimos años se disparaba el precio por metro cuadrado hasta más de 11€. Sin embargo, escasos kilómetros de este barrio se encuentra el proyecto urbanístico de Los Berrocales, parado durante años, y que habría ayudado a sostener este aumento de la demanda para que el incremento de los precios no se concentrase en estos puntos.

Entonces, ¿qué se puede esperar del aumento de precios?

Como toda medida, requerirá tiempo y datos poder analizar sus efectos concretos en la economía de las familias. No obstante, a priori, las experiencias cercanas no esbozan unos resultados equilibrados. Si aquellas personas que poseen una vivienda deciden dejar de alquilarla o venderla, será una opción menos que exista en el mercado. Y, en ese contexto, por mucho que se haya fijado un determinado precio, el resultado será el de una parte arrendataria que quiera y no pueda encontrar vivienda y una parte arrendadora que deje de valorar como buena la opción del alquiler. Y este sí es un “precio” que no sería bueno tener que valorar.


Hacia la ‘uberización’ del sector inmobiliario

10 febrero, 2020

El sector inmobiliario en general, y su vertiente del alquiler en particular, es uno de los que mayores dificultades presenta a sus clientes en materia de gestiones y trámites documentales. En este sentido, la uberización’ del sector está cada vez más presente en las hojas de ruta de los diversos agentes con presencia en el mercado. Desde los portales inmobiliarios online, pasando por los CRMs especializados, hasta los propios particulares, la automatización de gestiones y procesos supone una máxima a perseguir. Pero, aún con todos los avances ya presentes, existen tendencias tecnológicas de vanguardia que también pueden contribuir a modernizar un sector con tanta presencia en España como el del ladrillo.

Big Data, Inteligencia Artificial y algoritmos para la admisión

Una de las principales herramientas que ha revolucionado la forma de entender nuestro entorno es el big data. Existe una cantidad desaforada de datos que está en continua evolución y cuya correcta interpretación permite generar una oferta inmobiliaria más cualificada para los clientes. Ahondando en la interpretación de los datos, existen modelos algorítmicos automatizados de toma de decisiones sobre la solvencia de la demanda que arrojan resultados en tiempo real. Pero la realidad de estos sistemas va incluso más allá, puesto que la inteligencia artificial aporta un paso más al revisar y aprender de los resultados para hacer cada vez más precisos sus capacidades predictivas.

“El primer filtro pasa por aplicar correctamente las técnicas de estudio de admisión. No todos los algoritmos son buenos. Para generar confianza deben ser precisos y capaces de elaborar decisiones más allá de captar y leer el dato. Sin embargo, una vez superado este estándar, la reducción de los plazos de admisión supone un salto cualitativo sin precedentes”, señala Javier Millán, CMO de Avalisto, una plataforma especializada en este tipo de admisión para el alquiler.

Realidad virtual, chatbots y asistencia online

Elegir vivienda es una decisión a largo plazo que obliga a valorar las opciones a conciencia. Comprometerse con un inmueble entre varias posibilidades puede llegar a ser un proceso costoso durante el cual se invierte mucho tiempo y en el que surgen diversas dudas. A mejorar esta situación pueden contribuir también aquellas técnicas que facilitan las posibilidades a la hora de mostrar los inmuebles y los modelos automáticos de asistencia y gestión de dudas para los usuarios. A la primera cuestión da respuesta la realidad virtual y las técnicas fotográficas en 360 grados. Estos servicios son cada vez más precisos, con ayuda de la evolución de los móviles, y francamente útiles a la hora de decidir, o incluso prescindir, de la visita física al inmueble. Respecto a las herramientas de atención al cliente, existen opciones, también impulsadas por la inteligencia artificial, como los chatbots que ayudan a dar respuesta inmediata y filtrar algunas de las dudas más frecuentes que tienen los consumidores tanto por la parte de la oferta como de la demanda.

Oferta geolocalizada

La proliferación de dispositivos inteligentes conectados ha permitido captar y cualificar datos de localización y tendencias de comportamiento. Tanto en inmuebles ya existentes como en nuevas promociones, la geolocalización se postula como una tecnología clave para el sector. En esta afirmación descansa una doble interpretación: por un lado, permite a todos aquellos oferentes de inmuebles y clasificados la posibilidad de adaptar la selección de opciones mostradas a los hábitos que mejor se adapten a las particularidades de cada cliente; y, por otro lado, en consonancia con el big data y los hábitos demográficos de cada población, la captación de esta capa de información geográfica también permite optimizar decisiones sobre nuevos proyectos urbanísticos.

Gestión documental más fácil y eficiente

La gestión documental entra en juego en la fase de evaluación de la solvencia y continúa incrementando su presencia durante todo el proceso inmobiliario ya sea en régimen de alquiler o de compraventa. La oferta de servicios digitales para la recogida, procesamiento y generación de documentación en estos procesos es otra de las cuestiones clave en las que los avances tecnológicos pueden aportar soluciones más eficientes. Si nos focalizamos en la solicitud de una hipoteca, por ejemplo, encontramos un gran requerimiento de documentos administrativos y personales, largos contratos que suelen requerir de una segunda lectura por parte de abogados especializados, notarías, gestorías y un largo etcétera.

La gestión documental por medios ofimáticos ayuda, no a eliminar estos hitos necesarios, sino a agilizarlos requiriendo de menos implicación temporal y económica de los participantes. 

En definitiva, el Real Estate está pivotando en los últimos años hacia un modelo proptech que mejore algunas de las dificultades que hemos señalado. Millán apunta: “Hay que mirar los avances tecnológicos de manera transversal para saber qué es lo que mejor funciona y contar con profesionales capaces de innovar y adaptar soluciones para mejorar esas dificultades que todos hemos experimentado como clientes. Desde Avalisto consideramos que la tecnología aún tiene mucho para ofrecer al sector inmobiliario y por eso seguimos desarrollando e incorporando nuevas funcionalidades con las que queremos hacer la vida más fácil a nuestros clientes.”

En este sentido, todo apunta a que serán aquellas empresas con mayor capacidad para implementar mejoras las que estén mejor posicionadas a la hora de trasladar a sus clientes una oferta más competitiva y adaptada al entorno actual.

Más información en https://www.avalisto.com/


Las soluciones que necesita el alquiler en España van más allá de los problemas relacionados con el precio

31 enero, 2020

Durante los cuatro años previos a 2019 se produjo una constante escalada de precios, y respecto al año pasado, diversas fuentes coinciden en que el alquiler alcanzó un techo que evidencia síntomas de fatiga y tendencia hacia la estabilización de precios durante este 2020 e, incluso, un descenso en algunas comunidades autónomas.

Esta estabilización podría verse alterada si apuntamos a medidas que se vienen entreviendo desde la última regulación de marzo ligadas a la limitación de los precios. Todos los análisis, así como ejemplos en otras ciudades europeas, hacen prever que esto podría restringir la oferta y generar nuevas distorsiones. No obstante, esta es una situación que podría amortiguarse con la creación de nuevas viviendas y la mejora de la calidad de oferta existente. Ante este escenario, empresas especializadas como Avalisto se preguntan si el precio, indicador tantas veces empleado como principal exponente de la situación del alquiler, es en realidad el único reflejo de las dificultades a las que se enfrentan propietarios e inquilinos. 

La confianza en sus horas más bajas

Cerca de 100 desahucios al día. Es la cifra alarmante que ofreció el Consejo General del Poder Judicial en octubre. Pero esta cifra representa una pequeña cantidad de todos aquellos propietarios, particulares o profesionales que sufren morosidad. Según el Fichero de Inquilino de Morosos (FIM), durante 2018 la deuda media de los inquilinos en ciudades como Madrid rozó los 10.000 euros. 

Todo ello redunda en una falta de confianza en los propietarios que no supone necesariamente un incremento directo del precio, pero sí de las fianzas, aunque la cantidad máxima exigible se rebajó en el Real Decreto de marzo de Medidas Urgentes en Materia de Vivienda y Alquiler, y de las garantías solicitadas a los inquilinos para poder alquilar. Esta necesidad de generar certeza ha llevado a los propietarios a adoptar soluciones propuestas por empresas que buscan garantizar el cobro de las rentas a costa de la rentabilidad del alquiler, y también ha dificultado a los inquilinos el acceso a los inmuebles. 

Puedo permitirme el alquiler, pero no las garantías

En una situación donde existe más demanda que oferta esta cuestión se ha difuminado. “Hay garantías que no son fianzas al uso y que exigen al inquilino el desembolso de unas cantidades de dinero de las que a veces no dispone y, otras veces, teniendo en cuenta los gastos asociados a una mudanza, son ineficientes. Para nosotros, asegurar a un propietario el cobro de sus rentas y la seguridad del inmueble es indispensable, pero esto puede implicar perder tiempo y oportunidades buscando inquilinos que, además de capacidad de pago, puedan desembolsar estos costes. Además, vemos situaciones en las que garantías de estas características ni siquiera llegan a cubrir el año de contrato”, señala Jaime VillalongaCEO de Avalisto.  Es un claro ejemplo de que no solo el precio dificulta que una operación que es viable se materialice.

El estrés de la fase documental

Que propietario e inquilino lleguen a un acuerdo económico no es el final del proceso. A partir de ahí comienza una fase contractual que debe recoger los términos del alquiler conforme a la ley y que sea equilibrada para las partes para prevenir problemas futuros. Cuestiones como si se permite tener mascotas o un listado del mobiliario y su estado son tan importantes como fijar el día en el que se abonarán las rentas. Muchos propietarios ya disponen de un documento de referencia que posiblemente les haya originado gastos legales y de gestoría, y cuya recopilación de firmas y negociación de términos genere nuevos aumentos de plazos. Además de requerir la participación de los involucrados.

El tiempo también importa

Teniendo en cuenta todo lo anterior, alquilar un inmueble en España es un proceso que puede demorarse varios meses. El precio que se fija a la hora de sacar al mercado una propiedad busca obtener una rentabilidad que justifique la inversión que se ha llevado a cabo por dicho inmueble. Tener un activo sin ocupar, incluso cuando su calidad favorece que el tiempo para alquilarlo se reduzca a semanas, perjudica gravemente esa rentabilidad y, lo que es peor, origina gastos.

En este contexto se hacen deseables soluciones que permitan dinamizar el mercado ocupándose de todas las fases que lo integran. La plataforma de Avalisto, lanzada al mercado en enero de 2020, es un ejemplo de cómo la tecnología puede simplificar y ayudar a reducir muchas de las fricciones que se han expuesto. “Sencillez y capacidad de respuesta en tiempo real es lo que hemos conseguido con nuestra herramienta. Tener en un mismo soporte, 100% online, servicios que permiten a los propietarios garantizar la solvencia de los inquilinos que eligen para sus inmuebles, y protegerse frente a impagos, y a los inquilinos disfrutar de un acceso económico y rápido, supone una ventaja muy clara frente a otros productos más tradicionales. Creemos que nuestros clientes van a encontrar en nuestra plataforma un sistema confiable y simplificado con el principal añadido de la inmediatez de todos los procesos relacionados con el alquiler”, destacan desde la startup.   

Más información http://www.avalisto.com