La caída en el precio y en las ventas de vivienda será constante, lenta y de larga duración

16 junio, 2020

Muchas inmobiliarias han estado y están en ERTE por fuerza mayor debido a la crisis del coronavirus. Las agencias inmobiliarias volvieron a la actividad tras el cierre como consecuencia de la COVID-19 el pasado 4 de mayo, y una semana después, el día 11, el 70% de ellas ya estaban en funcionamiento. Según explica Eduardo Molet, consultor inmobiliario de entidades financieras españolas y extranjeras y fundador de Red Expertos Inmobiliarios, esas dos primeras semanas de mayo muchos de los propietarios que quieren vender su vivienda se mostraron reacios a recibir visitas de interesados en comprarla, y las pocas que se hicieron fue con las viviendas vacías. “Aquellas fueron dos semanas sin ventas, algo que en nuestra agencia no había ocurrido nunca”. 

Eduardo Molet

A partir de la tercera semana, con menos temores de los propietarios y una demanda embalsada de 3 meses, el mercado se ha reactivado notablemente. “Un rebote que estamos viviendo todavía, pero, a corto y medio plazo, está previsto que se inicie una bajada del número de operaciones de compraventa y de precios, bajada que en el sector inmobiliario es constante, lenta y de larga duración”. Según previsiones de Molet, los precios bajarán más de un 15% y el número de operaciones un 28%.

Respecto al mercado de alquiler, las comunidades autónomas se han visto desbordadas por las solicitudes de ayudas para poder pagar la renta. Por ejemplo, la Generalitat de Cataluña aplicó unas ayudas el día 18 de mayo y 14 días después ha tenido que congelar las solicitudes por estar desbordados y, sobre todo, por no tener presupuesto. “Haga lo que haga el gobierno se va a producir una cadena de impagos de alquiler. Ni las autonomías ni el gobierno central son conscientes de la magnitud de la ola que se nos viene encima”, advierte Eduardo Molet, que opina que las medidas que tomen deben tener en cuenta que los grandes tenedores del parque empresarial solo suponen un 8%, y que el 92% de todas las viviendas de alquiler de España pertenece a pequeños propietarios, y la supervivencia económica de muchos de ellos depende del cobro de la renta”. 

Más información en:

http://www.eduardomolet.com

http://www.blog.eduardomolet.com/


Avalisto firma un acuerdo de colaboración con Gilmar para ofrecer sus servicios en operaciones de alquiler

12 marzo, 2020

Avalisto, la startup tecnológica dedicada a los servicios integrales de alquiler digital, ha llegado a un acuerdo de colaboración con Gilmar Consulting Inmobiliario por el cual la reputada empresa especializada en el sector inmobiliario comenzará a ofrecer los servicios de la plataforma a través de sus propios canales.

Gilmar, caracterizada por el gran nivel de profesionalidad y asesoramiento a sus clientes, incorpora así en su catálogo de servicios la posibilidad de ofrecer a los inquilinos un acceso inmediato a los inmuebles y un nivel de protección diferencial para los propietarios. 

Desde Avalisto se muestran optimistas y confiados con este acuerdo. “La asociación con Gilmar es muy relevante para nosotros porque sabemos que el trato que prestan a sus clientes es exquisito y está muy alineado con lo que nosotros podemos ofrecer. Respecto a la plataforma, hemos buscado que la división de alquileres de Gilmar pueda seguir haciendo muchas de las actividades que ya realizaba, pero de una forma mucho más rápida y sencilla”, son las palabras de Raúl Pérez Acebo, Presidente y CSO de Avalisto.

Perfeccionándose desde la experiencia

El acuerdo firmado entre ambas empresas tiene su origen en pruebas de concepto realizadas durante los meses previos al verano de 2019. Durante el desarrollo de esa fase, Avalisto tuvo la oportunidad de comprobar particularidades del sector del alquiler de la mano de una de las empresas con más experiencia y trayectoria en el mercado.

La colaboración Gilmar-Avalisto promete nuevas propuestas con las que ofrecer un abanico de posibilidades a propietarios e inquilinos envueltos en la problemática común a la hora de alquilar.

Más información en http://www.avalisto.com


La limitación del precio del alquiler: una medida que acaba pagando el ciudadano de a pie de calle

6 marzo, 2020

La pasada intervención en el Congreso del ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana José Luis Ábalos sirvió para que el alto cargo del Gobierno anticipase algunos planes de regulación del mercado del alquiler. También sirvió para que se identificase el cuándo (antes de verano) y el porqué de esta medida “oportuna, ponderada, tasada y proporcional”.

Estas declaraciones se produjeron menos de una semana después de la apertura del expediente sancionador contra Idealista por parte de la CNMC por, presuntamente, alterar al alza los precios. Un contexto propicio para que los portavoces autorizados decidan emprender medidas.

Entorno de crecimiento de los precios

Si atendemos precisamente a los datos obtenidos del portal inmobiliario Idealista, a las cifras que recoge el Banco de España y fuentes expertas en el sector, podemos comprobar cómo la escalada de precios ha venido siendo una constante en el último lustro. En datos concretos, la tasa de esfuerzo de ciudades como Madrid o Barcelona se sitúan en un 40% y en un 44% respectivamente, a las que se suman ciudades como Sevilla (32%) y Bilbao (33%), entre otras, que superan el tope recomendado del 30%. Visto así, pudiese parecer que la realidad a la que se enfrentan cada vez más ciudadanos es la de unos precios impracticables y a tener que prescindir de metros cuadrados para afrontar con holgura el pago de las rentas.

No obstante, cabe preguntarse si una regulación de precios como las que propone el ministro Ábalos es una solución en sí, o esta medida podría acabar ahondando más en la coyuntura que soporta el ecosistema de propietarios e inquilinos que participan en el alquiler. Máxime en un momento en el que la subida de precios comenzaba a dar síntomas de agotamiento.

El espejo en que nos miramos

Durante las últimas semanas, el ejemplo de Berlín ha estado en el punto de mira de detractores y partidarios de la regulación estamental de un mercado como el alquiler. Cabe destacar que la capital alemana no es la única que se ha acogido a estas medidas puesto que también ciudades como San Francisco o París, con la llamada Ley Alur que se aplicó en 2015, han regulado sus alquileres, pero el ejemplo berlinés es especialmente relevante al tratarse del país de UE con mayor número de habitantes viviendo de alquiler (48,6%) según el Banco de España.  

En la capital germana, a pesar de haberse ratificado en la congelación del alquiler por cinco años, se ha podido contrastar cómo surgían alternativas para interpretar cada fleco posible de la ley: desde realizar ciertas reformas en el inmueble para quedar exentos de aplicarla, a alquilar facilidades de la vivienda como la plaza de garaje o los trasteros a precios desorbitados, o el temido auge del mercado negro. A ello hay que sumar la disminución de la oferta, palpable en el descenso en un 40% de los permisos nuevos de construcción, que empieza a evidenciar que los propietarios alemanes retiran del alquiler sus inmuebles.

¿Por qué el precio no debería ser el único foco del debate?

La ineficiencia reside en el concepto en sí. El precio no es, ni debe ser, un indicador a batir per se. El debate que se debiera proponer pasa por tratar de favorecer que los ciudadanos que quieran vivir de alquiler dispongan de las alternativas necesarias para poder hacerlo. “Hemos percibido que el tratamiento que se hace de la cuestión está deliberadamente enfocado a hacer una caricatura de los propietarios como entes avariciosos que suben los precios unilateralmente para perjudicar al inquilino, y no es así. Existe también un público representativo que es arrendador y arrendatario a la vez que debe estar en una situación de incertidumbre importante. Creemos que hay favorecer una responsabilidad que describa con precisión la situación y no atomizar el mercado para enfrentar a los participantes”, declara Javier MillánCMO de Avalisto, una plataforma especializada en servicios que agilizan los trámites del alquiler.

En este sentido, aumentar la oferta de la vivienda, tanto libre, como de alquileres sociales para los ciudadanos con menos recursos, se postula como una solución más coherente y saludable para con el largo plazo. Existe un ejemplo muy representativo de esta afirmación en el sudeste de Madrid. A medida que el alquiler en la almendra central se ha ido enfriando al encontrar topes, los inquilinos han ido centrando sus búsquedas en la periferia. El Ensanche de Vallecas ha visto cómo en los últimos años se disparaba el precio por metro cuadrado hasta más de 11€. Sin embargo, escasos kilómetros de este barrio se encuentra el proyecto urbanístico de Los Berrocales, parado durante años, y que habría ayudado a sostener este aumento de la demanda para que el incremento de los precios no se concentrase en estos puntos.

Entonces, ¿qué se puede esperar del aumento de precios?

Como toda medida, requerirá tiempo y datos poder analizar sus efectos concretos en la economía de las familias. No obstante, a priori, las experiencias cercanas no esbozan unos resultados equilibrados. Si aquellas personas que poseen una vivienda deciden dejar de alquilarla o venderla, será una opción menos que exista en el mercado. Y, en ese contexto, por mucho que se haya fijado un determinado precio, el resultado será el de una parte arrendataria que quiera y no pueda encontrar vivienda y una parte arrendadora que deje de valorar como buena la opción del alquiler. Y este sí es un “precio” que no sería bueno tener que valorar.


Los 6 errores más frecuentes en la compra o el alquiler de una vivienda

28 febrero, 2020

Sergio Gonzálvez, CEO de GarantifyHacer una mala oferta o a destiempo, desconocer cuál es nuestra capacidad financiera… Según explica Sergio Gonzálvez, CEO de Garantify, la startup del sector Fintech y Protech que ha desarrollado el primer certificado del solvencia para el inquilino, los principales errores que se cometen a la hora de adquirir o alquilar una propiedad parten de uno principal: hacerlo sin contar con el asesoramiento de un experto. A partir de ahí, los errores pueden ir en aumento, y los más frecuentes son los siguientes:

Primer y principal error: intentar realizar las gestiones sin apoyo profesional. Está bien tener iniciativa, pero siempre es un error emprender este camino sin apoyo profesional. Puede salir muy caro. La compraventa de una propiedad o la gestión de un alquiler requiere de conocimientos en el sector y una gestión documental bien realizada. Según Garantify, la solución es contar con un agente inmobiliario especializado, que llevará a cabo las gestiones necesarias, que acompañará al propietario y al comprador o al futuro inquilino en el caso de un alquiler. Toda gestión tutelada por un profesional es, sin duda, la mejor opción.

Segundo error: realizar una oferta justa, ni alta ni muy baja. Negociar para lograr una reducción excesivamente baja sobre un mercado muy competitivo, puede convertirse en un error importante llegando a perder la posibilidad de adquirir el bien que tienes previsto por realizar una oferta absurda. Solución: hoy existen herramientas de carácter gratuito o de muy bajo coste que permiten realizar la oferta más adecuada, por lo que desde Garantify aconsejan optar por esta acción, incluso aunque tenga un pequeño coste. 

Tercer error: esperar demasiado tiempo antes de efectuar una oferta adecuada. Como en todo, los tiempos son importantes. No hay que precipitarse, pero tampoco tomárselo con excesiva calma. Solución: realizar una oferta adecuada y a tiempo es una fórmula de éxito. Hay que dejarse orientar por un agente inmobiliario. “Te serán de gran utilidad, aportando una propuesta dentro de vuestras posibilidades y lo más consensuada posible”, explica el CEO de Garantify.

Cuarto error (y muy común): querer alquilar o comprar desconociendo tu capacidad financiera real. Tras realizar numerosas visitas a propiedades a las que deseáis optar para alquilar o comprar, muchos se encuentran con que les deniegan la operación por no tener la capacidad financiera necesaria. Ese desconocimiento previo hace perder opciones y tiempo. El agente inmobiliario no podrá tampoco realizar un trabajo productivo. Solución: “llegados a este punto, se pueden encontrar plataformas como la nuestra, Garantify, que de forma ágil, rápida, rigurosa y efectiva analizará vuestro perfil financiero, con el que lograréis alquilar o comprar la vivienda de vuestros sueños sin pérdidas de tiempo ni esfuerzo”.

Quinto error (y muy grave): ser excesivamente crítico con la propiedad en presencia del propietario. Utilizar despropósitos de la propiedad visitada con el fin de reducir el precio es una herramienta de doble filo. Hacer hincapié sobre algunos defectos no facilitará en absoluto la pretendida reducción del precio. Solución: en presencia de los propietarios y durante la visita del bien inmueble es fundamental mostrar agradecimiento y comentar de forma respetuosa aquellos aspectos negativos que, sin duda, se pueden corregir. “Podéis estar seguros de que lograreis mucho más acercamiento para la negociación del precio”, remarca Sergio Gonzálvez.

Sexto error: si ya has cometido alguno de los errores anteriores, no aprender de ellos.

Garantify “The first scoring company for Europe”

En 2017 nace Garantify, pionera mundial en la certificación de perfiles financieros de personas, realizados a través de un riguroso ‘scoring’ y que se concede para la compra o alquiler de una vivienda. Su objetivo es simplificar la tarea de buscar una casa para comprar o alquilar.

La idea surgió por una necesidad pasada del actual CEO de la firma, Sergio Gonzálvez. En el momento de ir a realizar el arrendamiento de una casa, vivió las dificultades por las que se suele pasar y los numerosos dosieres financieros que deben realizarse para lograr acceder al alquiler. 

Más información en:

https://garantify.com

https://garantify.com/videos/emprende.mp4